lunes, 17 de diciembre de 2018

Brownie FIT de calabaza

Para mi la calabaza tiene grandes toques del otoño y de la navidad


Y está claro que es porque es una verdura de temporada, y muchas de las recetas típicas tradicionales de esta época van relacionadas con ella... Tanto dulces como saladas. Lo que no sabía es que es pariente botánica del melón, el calabacín, la sandía y el pepino, y que la planta de la calabaza es originaria del continente americano.


Existen un sinfín de variedades de calabazas, de distintos colores y tamaños (la americana, la verde española, la de violín, la de cuello torcido…). La mayoría de las piezas pesa de 2 a 8 quilos, pero hay calabazas gigantes que pueden alcanzar los 600 quilos. A pesar de tal diversidad, todas ellas comparten una pulpa dulzona, una cavidad repleta de semillas (un pequeño tesoro nutricional ya que son ricas en zinc y magnesio entre otros minerales), y una piel dura que alarga su conservación.


PROPIEDADES Y BENEFICIOS

Refuerza nuestras defensas

Mantiene en buen estado el sistema inmunitario y previene gripes y catarros.

Antioxidante

Su combinación de minerales y vitaminas convierten la calabaza en un potente antioxidante.

Cuida el sistema cardiovascular

Hipertensión arterial, prevención de la angina de pecho, mantenimiento de nivel adecuado de colesterol.

Buena para el aparato digestivo

Suave para nuestro sistema digestiva está indicada para combatir la gastritis, la úlcera gastroduodenal y el estreñimiento.


Beneficia nuestra salud ocular

La composición de la calabaza ayuda a prevenir las cataratas, la fotofobia, y la ceguera nocturna.

Cuida el aparato urinario y los riñones

La calabaza previene la cistitis, los cálculos renales, la retención de líquidos, y la insuficiencia renal.

Buena para dietas

La calabaza es un alimento rico en agua y que aporta una cantidad muy reducida de calorías a nuestro organismo. Esta verdura apenas tiene 26 calorías por cada 100 gramos, por lo que muchos dietistas la recomiendan para sus regímenes. 


Mi amiga Esther tiene una madre que es muy cocinillas, la encanta y toca todos los palos, tanto dulces como salados... Un día fué a su casa y a parte de encontrarse con un plato de lentejas que no se lo saltaba ni un gitano, de postre la pusieron este brownie. Inmediatamente se acordó de mi ya que sabe que estoy on fire probando recetas mas sanas y naturales


Así que mis "antenas" se pusieron en modo escucha en cuanto oyó "brownie de calabaza" y ya me terminó de enganchas cuando me dijo sin azúcar ni mantequilla, así que le pedí la receta a la buena mujer, que muy amablemente me dio y entonces el puré de calabaza que tenía recién hecho para hacer una de estas recetas dulces contundentes pasó a formar parte de esta receta FIT (tranquilos, la otra se ha pospuesto, no desestimado, y se que os encantará)


INGREDIENTES

1 huevo + 3 claras 
10 dátiles madjou naturales en previo remojo (8 horas mínimo)
1 taza de calabaza cocida 
1/4 taza de harina de avena 
1/4 taza de almendra molida
1/2 taza de cacao puro en polvo Valor
1 cucharadita de levadura en polvo
1 puñado grande de nueces pecanas troceadas 


PREPARACION

Precalentar el horno a 180 ° (calor arriba y abajo). Echar spray antiadherente a un molde mediano alargado (porque no sale mucha cantidad) y reservamos.

Tendrás que tener previamente preparados los dátiles secos del remojo y deshuesados y la calabaza cocida. 

En la turmix batir bien el huevo y las claras, incorporar los dátiles, y batir bien junto con el huevo hasta que se deshagan completamente. Añadir la taza de calabaza cocida y batir también. Queda una mezcla de color anaranjado de consistencia más bien líquida. 

Ponemos esta mezcla en un bowl y le añadimos la harina, las almendras molidas, el chocolate y la levadura, mezclar con ayuda de unas varillas hasta que todo esté bien integrado. 


Incorporar los trozos de nueces e integrarlos con la masa a mano con la ayuda de las varillas o de una espátula.

Volcar la mezcla sobre el molde e introducir en el horno unos 35 minutos. 

Es preferible que no quede muy hecho, así que lo de dejarlo en el horno hasta que al pinchar en el centro un palillo salga limpio no lo aplico en este caso, si lo llevas hasta ese punto quedará muy seco (ten en cuenta que no lleva mantequilla ni aceites). Intenta sacarlo un pelín antes de que llegue a ese punto, al enfriarse cogerá la textura perfecta.

Sacar del horno, dejar templar y posteriormente extraer del recipiente y dejar enfriar sobre una rejilla.


Importante: Este dulce hay que conservarlo en la nevera, al llevar ingredientes naturales (dátiles y calabaza) de no hacerlo se estropearía y sería una pena. 

En relación a las harinas (de almendra y avena) como podéis comprobar ambas suman 1/2 taza, podríais sustituir esta ½ taza por otro tipo de harina que os guste: de garbanzos, integral de trigo, de arroz... Incluso usar sólo harina de almendras así el brownie reduciría su contenido en carbohidratos e incrementaría su aporte de grasas buenas (las de la almendra) y podríais comer un trocito en la merienda si es que no queréis tomar hidratos por la tarde.


El resultado es una maravilla, si le pillas bien el truco al horno se te queda un brownie super jugoso y con una textura totalmente perfecta. Yo he de reconocer que he metido la pata y se me han olvidado las nueces... No tengo perdón de Dios... Malditas prisas... Porque un brownie sin nueces, para mi, no es un brownie!!!!!!!

Tomando nota de esto, he echado las cuentas por encima y el brownie entero tendría en torno a las 1000 Kcal, con lo que si dividís esta maravilla en 10 raciones os queda un snack de 100 calorías la mar de delicioso y chocolateado... Imposible resistirse verdad?

Y con esta receta participo en el recopilatorio de Navidad "te invito a mi mesa" de mi amigo Icake4U



Besotes

4 comentarios:

  1. Qué buena receta y sobre todo me ha encantado lo de las 100 calorías por ración porque después de comidas como las de ayer o mejor dicho, fines de semana como el pasado, hay que rebajar calorías de algún sitio.
    Yo tengo un par de postres de calabaza en el blog, pero tengo que reconocer que la utilizo mucho más para platos salados.
    Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La verdad que si, y lo bueno que tiene también es la textura y la jugosidad que aporta... Además, como el chocolate es un sabor tan potente, nadie nota su presencia y, por ejemplo, para mi, es una gran ventaja porque este va a ser uno de los postres de nochebuena de los niños, que tiene que llevar choco si o si y así no te sientes tan mal al comerla...

      Besos mil amiga

      Eliminar
  2. ¿Cómo me resisto si tiene calabaza y chocolate? Y si encima es saludable ¡no se puede pedir más! Te digo lo mismo que en la entrada anterior, estoy en modo cazadora de recetas fit para el post parto, así que esta me la llevo también

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este de verdad que te lo recomiendo porque se hace en 5 minutos, en un bowl y es que es una delicia auténtica!!!!!!!!! No hay excusa para esta exquisitez.

      Un besote Cuca

      Eliminar

¿Te ha gustado?. Muchas gracias por dejarme un comentario, me hace muchísima ilusión