viernes, 27 de mayo de 2016

Caramelos toffee caseros con un toque de sal Maldon

El Toffee es un caramelo que se puede elaborar con diferentes densidades o dureza, pudiendo hacer desde una salsa para bañar postres hasta pequeñas pastillas o caramelos duros


Se cree que la receta de Toffee es de origen inglés, aunque se desconoce el origen de la palabra que en 1825 aparecía en el Diccionario de Inglés Oxford, por lo que se cree que el toffee se creó mucho antes.

Los ingredientes necesarios para hacer toffee son melaza o azúcar, agua, nata y en ocasiones mantequilla. Pero hay muchas variantes, igual que podemos hacer una salsa de toffee, un caramelo pegajoso o un caramelo duro, podemos adicionarlo con frutos secos como avellanas, almendras, chocolate… De hecho hay un dulce muy popular conocido como toffee inglés en el que este caramelo está cubierto de chocolate y salpicado con trocitos de almendra (ya está en la lista de pendientes).


Yo soy una mega fan de estos caramelos, me pirran.... Bueno, realmente soy una fan del toffee en general, porque.... No dejes un cacharro con salsa de toffee a  mi lado, soy capaz de acabar con ella en cuestión de varios minutos a cucharatazo limpio.

Así que, cuando vi ESTA receta de la que para mi es un auténtica maestra/fotógrafa y dueña del maravilloso blog "Merceditas Bakery", supe que tenía que hacerlos


Lo que me llamó la atención fue lo de la sal, no en sí misma la sal, porque ya conozco y he trabajado el toffee salado, si no porqué tenía que ser sal Maldon.

La Sal Maldon es una sal en escamas o flor de sal de elaboración artesanal que sólo se recolecta cuando se dan las condiciones climatológicas específicas que colaboran en la formación de una fina capa de cristales. Su proceso es posteriormente muy cuidado para ofrecer a los consumidores un auténtico producto gourmet, de pureza natural.

Estos cristales de sal de mar son ideales para acentuar el sabor de nuestros platos una vez que ya están cocinados, carnes, pescados, foies… sobre todo cuando se hacen a la plancha o a la parrilla, realzan su sabor sin necesidad de condimentar con tanta cantidad como si utilizáramos sal común, además nunca deja ese regusto amargo que a veces nos ofrecen otros tipos de sal.


Procedente de las salinas del condado de Essex (Inglaterra), la compañía inglesa Maldon Crystal Salt nos ofrece uno de los productos más consolidados en las cocinas profesionales y también en la de los grandes aficionados a la gastronomía, la Sal Maldon, cristales de sal de mar puros.

Hace aproximadamente diez años que el mercado español dispone de este condimento que data de la época de los romanos en Gran Bretaña, y año tras años multiplica sus ventas en nuestro país, nos situamos como los segundos mayores consumidores a nivel mundial, por detrás de Reino Unido.

Este producto se encuentra en tiendas gourmet (yo lo encontré en el supermercado del Corte Inglés), en envases de 250 gramos a un precio que ronda los 6 euros y la verdad es que da mucho de sí. Como dicen los grandes chefs, es ideal para dar el punto final a los platos con un toque muy especial.


Los míos no tienen la forma tan definida básicamente por dos cosas:

La primera, porque yo no tengo el molde para hacer los toffees, y como soy un ansia, pues no he podido esperar a poder comprármelo, así que he hecho la receta siguiendo el segundo consejo de realización, es decir, utilizando un molde cuadrado y luego cortándolo con un cuchillo untado un poco en aceite


La segunda es porque, como ella dice, con la receta que ella nos aporta nos salen los caramelos duros, si los queríamos mas blandos, nos recomiendo añadir entre 25 y 50 ml mas de nata a la receta. Como a mi me gustan las cosas mas chewie, la hice caso, y añadí, exactamente 35 ml mas... Por eso el color no es tan intenso y la forma no es tan definida.


Ahora si que si, vamos por fin con la receta

Ingredientes para 24 caramelos

250gr. de azúcar moreno 
60ml. de melaza dorada (Golden syrup)
25gr. de mantequilla sin sal
235ml. de nata líquida para montar 
Media cucharadita de pasta de vainilla
Sal Maldon o Escamas de sal

Preparación 

1.  En un cazo poner todos los ingredientes y cocinar a fuego medio hasta que llegue a ebullición. Seguir cocinando hasta que alcance los 120º-122º, este proceso puede tardar unos 20 minutos más o menos. 

Recomiendo cocinar el caramelo en un cazo u olla de paredes altas, ya que cuando empieza a hervir tiende a subir mucho hacia arriba y podría desbordarse.

2. Una vez llegue a la temperatura indicada pasar la mezcla a un molde rectangular con papel vegetal en la base, volcar la masa sobre él, espolvorear la sal Maldon y dejar endurecer unas 3 ó 4 horas. Engrasar un cuchillo con aceite y cortar en porciones del tamaño deseado.

3. Envolver cada caramelo en papel encerado.


El resultado es realmente alucinante.... La combinación del dulce del toffee con el toque salado de las escamas es brutal!!!!!!!!!! y la textura es justo la que a mi mas me gusta!!!!!!!! aunque quizá la veo un poco soft... La próxima vez le echaré menos nata.... Unos 225 ml.... Porque, los volveré a hacer, lo tengo claro... Son fáciles, rápidos y deliciosos.

El bote de cristal y las tijeras son de Tape Pink, el muestra cupcakes con campana es de Westwing, la taza es de Krasilnikoff, la cuchara es de Zara Home, el paño es de Green Gate, el plato de cristal pequeño es de Maisons du monde y el plato de cristal grande es de Casa.

Besines de regreso a la niñez


miércoles, 25 de mayo de 2016

Muffins de avena, pavo y manzana

Tengo la cabeza que me bulle de ideas para hacer con avena!!!!!!!!!!! y siendo esto Olga en el país de los cupcakes, quería hacer algo en este formato, ya que es mi terreno y donde me siento mas cómoda, pero, a la vez, quería ir un poco mas allá y sacar un poco los "pies del tiesto" y por eso me he atrevido con unos muffins de avena y, encima, salados.


Esta es otra receta que voy a presentar al sorteo de ese eventazo que se llama brinner que está organizando Kölln y del que tenéis toda la información AQUI.

Yo creo que mucha gente toma avena, a parte de por todos los beneficios que nos aporta, por la sensación "light" que nos da quitarnos la harina tradicional de encima, por eso he querido introducir dos ingredientes ligeros para intentar contribuir a esa proyecto


Vamos a empezar haciendo el puré de manzana

Pelamos y le quitamos el corazón a dos manzanas golden. Las cortamos en trozos medianos. Las ponemos en un recipiente apto para microondas y le añadimos 15 ml de agua y unas gotas de limón. Tapamos con film transparente y lo ponemos 6 minutos a máxima potencia. Pasado ese tiempo si veis que no están hechas, las ponéis otro minuto mas.

Hacemos el puré machacando con un tenedor u lo ponemos en un colador para que suelte el máximo de agua posible.


Ahora vamos a ir a por los muffins

140 gr de copos de avena suaves Kölln
1 huevo talla L
Una pizca de sal
1/2 cucharada sopera de levadura
3 cucharadas soperas de aceite de girasol
125 ml de leche entera
120 gr de fiambre de pavo


Preparamos la bandeja para cupcakes con las cápsulas (saldrán unas 8 unidades)

Precalentamos el horno a 180 grados.

Vamos a picar el pavo. Esto va un poco a gusto del consumidor, depende de como os guste... Encontrar trocitos (en cuyo caso yo lo haría con unas tijeras y poco a poco) o, aunque no se vea tanto pero aporte el sabor igual y sea muy rápido, picado mucho (es lo que hice yo... En la turmix)

Vamos a hacer harina de avena picando los copos, yo lo hice en la thermomix.

Luego la tamizamos junto con la sal y la levadura. La ponemos en un bowl y hacemos un agujero en el centro.

En un plato batimos el huevo, y luego le añadimos la leche y el aceite. Mezclamos.

Una vez que esté bien integrado lo echamos en el centro del "volcan" de harina e integramos con ayuda de unas varillas. añadimos el pavo y la mitad del puré de manzana y volvemos a mezclar lo justo hasta que esté todo integrado, no sobrebatir

Repartimos la masa entre las cápsulas llenando un máximo de 1/3 de su capacidad.

Con una cucharita repartimos la mitad del puré de manzana que nos queda por encima de los muffins.

Horneamos durante 20 minutos. Para comprobar que estén hechos los pinchamos con un palillo y éste tiene que salir limpio.

Dejamos reposar 5 minutos en los moldes y luego lo pasamos a una rejilla para que se terminen de enfriar.


Como TIP os diré que utilicéis un pavo braseado, que tiene algo mas de sabor, porque si no es difícil identificarlo.

Aunque en las fotos no se ve, tras probarlos, vi que se quedaban un poco cojos a este respecto, así que realicé una crema de pavo y se lo puse por encima a modo de glaseado... La cosa mejoró una barbaridad... Os dejo la receta


100 g de pechuga de pavo braseada
100 gr de queso philadelphia light

Ponemos en el queso y el pavo en trozos grandes en el accesorio turmix de la batidora y mezclamos, en unos segundos estará lista.

Ponemos una cucharadita por encima de cada cupcake y lo repartimos por toda la superficie de arriba, como si fuera un glaseado


El resultado de verdad que es tremendo, ni en mis mejores sueños esperaba algo así... Queda muy esponjoso porque crece muy bien. Además, tienen una jugosidad máxima que se la aporta la manzana. Si le añadís el glaseado de pavo que os comento, ya tendréis el producto perfecto, porque, si no, si que cuesta apreciar ese matiz de sabor.

El paño es de Green Gate, los ramequines son de Emile Henry, la cucharita es de A loja do gato preto, las espátulas son de Nordic Ware, el plato y la fuente de pizarra son de la tienda Casa y el bote con tapa es de Maisons du monde

Besos fan-aveniles