miércoles, 13 de noviembre de 2019

Donuts de manzana y canela

Madre mía lo que me está costando la vuelta de las vacaciones de Japón


He de reconocer que por el tema del jet lag no, de echo ha sido lo único que he encajado a la perfección, el tema del sueño. Pero el jet-lag no es solo tema del sueño, y a mi con la cosa de los horarios lo que mas me ha costado ha sido el tema de las comidas… Por la mañana es que me podía comer un elefante entero, pero luego llegaba media tarde y ya… No tenía hambre de ningún tipo… Y eso tampoco está bien


Ahora gracias a Dios ya me voy regularizando un poco mas y empiezo a retomar mi rutina. Creo que mi vuelta al gym desde el lunes también ha tenido mucho que ver en esto, ya que me sirve para regularizar la alimentación porque me la pide el cuerpo mismo. Pero las agujetas me están costando la vida, en serio, es que me duele absolutamente todo, hasta pestañear


Lo que te aconsejan es que vuelvas poco a poco, en mi tipo de entrenamiento que bajes peso y repeticiones, y yo he de reconocer que no he hecho ni caso, he empezado con los mismos pesos que me fui y he intentado mantener las repeticiones, aunque he de reconocer que en algunos ejercicios me ha sido imposible, sobre todo en la tercera serie… Pero esto tiene una explicación, y no es cabezonería ni que me quiera lesionar… 


Es que cuando me fui ya iba bastante sobrada con estos pesos, pero no quise aumentar en ese momento porque sabía que a la vuelta no los podría mantener… De ésta manera, vuelvo a lo de antes, que me cuesta horrores, pero en mi mente los mantengo… Si tuviera que bajar, para mi, psicológicamente, sería un palo, y si ya la vuelta es dura, encima arriesgarme a desmoralizarme por esto pues… No, sé que es estúpido porque mi mente sabe que no estoy como antes ni en los mismos pesos, pero a la hora de la motivación, por lo menos la mía, os aseguro que esto vale mucho.


Tengo esa personalidad, que sé le va a hacer, nadie es perfecta… Así como que me gusta llevarme todos los palos seguidos, con lo que éste mismo lunes he ido a la nutricionista para que me diera la “buena nueva” tras dos meses de vacaciones… Habría gente que esperaría un mes para regularizarse un poco y no llevarse el sofoco de la cruda realidad, pero yo soy de la otra parte, de las que se tiene que llevar el golpe para concienciarse y venirse arriba y que me sirva de motivación para volver a donde estábamos y seguir avanzando


La cosa es que no han sido unos buenos resultados, hay que ser sinceros. Me alucina sobre manera como se puede perder lo ganado con tanto esfuerzo durante cuatro meses en cuestión de nada, y mas no habiendo estado tirada a la bartola todo el día, que en Sri Lanka hemos hecho varias excursiones de subir a distintos picos y me he metido unas buenas caminatas por la playa… Y en Japón las pateadas eran de 15 a 20 kms andando diarios… Pero está claro que el movimiento no sirve para mantener el tono muscular adquirido ya que n o se trabaja todo el cuerpo como hago yo semanalmente


Eso se traduce en una pérdida de medio kilo de masa muscular y un aumento de un 1% de grasa corporal… Que al final es lo que me decía mi nutricionista “ahora es el momento que echas la mirada atrás y piensas: pues para todo lo que he hecho y me he zampado no está nada mal!!!!!!!!”…. Su opinión coincide con eso, que es una vuelta de vacaciones bastante buena y que ya quisiera volver todo el mundo con esos niveles… Pero yo no soy así, lo he de reconocer, soy muy autoexigente y autocrítica y para mí esto es una gran pérdida, pero me lo tomo como motivación para volver con ganas y seguir a tope con mi objetivo establecido




Ojo, que ésta es la parte de mi cerebro crítica, como he dicho, pero que la parte de mi cerebro racional durante todo éste tiempo es el que me ha estado diciendo “disfruta, son tus vacaciones, te lo mereces, y no debes privarte de nada ni estar todos los días de la vida con restricciones porque la vida está para vivirla y tiene que haber un momento para disfrutarla a tope y sin límites”… Así que, por ese lado… Que me quiten lo bailado oiga!!!!!!!!!!!!!


Y el último lio que tengo es el laboral, que estoy encantada en mi trabajo y con mis compis, pero como siempre me suele pasar, pues han pasado cosas, cambios departamentales y hasta un cambio de ubicación físico que se llevó a cabo ayer a última hora con lo que esa mudanza implica, que hace que no vuelva a donde estaba antes, así que tengo la cabeza un poco como si estuviera en un barco, ya sabéis, que sentís que la tierra se mueve bajo vuestros pies… Pero, es lo que he dicho antes, a establecer nuevas rutinas también a éste respecto y a adaptarse lo antes posible, porque es la única opción ya que la situación no va a cambiar… Mejor llevarla con positividad y alegría intentando convertir lo que ha empeorado en algo nuevo que hay que superar


Y tras toda ésta disertación sobre la vuelta a la rutina y como he llevado mi caso en concreto, creo que ya es hora de hablar de la receta de hoy no? Porque con tanto desajuste, tanta agujeta, tanta adaptación mental… He de reconocer que volver al blog me ha costado un poco, y se ha notado una barbaridad en Instagram, él que he tenido en barbecho 5 días, creo que jamás he estado tanto tiempo sin publicar nada!!!!!!!! Ha llegado el momento de poner remedio a eso y a volver a meterme entre fogones por mucho que se me haga cuesta arriba porque, os lo juro, levantar la bandeja del horno me cuesta la misma vida de las agujetas!!!!!!!!!!


Así que he buscado una receta que me motivara mogollón para que todo valiera la pena y no me he equivocado en absoluto. ESTA receta de donuts de manzana y canela del blog de “Megasilvita” es la repera!!!!!! Yo he hecho mi propia versión, como debe ser, que cada uno le de su toque, y le he quitado el topping integrado en el donut y yo le he puesto una cobertura de manzana y canela para darle mas jugosidad y sabor todavía, que además considero que es una sabor muy de temporada verdad? Y encima son veganos!!!!!!!!!!!

INGREDIENTES

220 ml de leche vegetal. 
1 cucharadita de vinagre de manzana
90 gr de sirope de agave
95 gr de puré de manzana 
2 cucharadas de aceite de oliva
230 gr de harina de espelta.
1 cucharadita de bicarbonato
media cucharadita de levadura química
una pizca de sal
1 cucharadita de canela de ceylan


PREPARACION

Precalentamos el horno a 170 grados y engrasamos el molde de donuts para tenerlo preparado.

Preparamos el buttermilk vegetal, con la leche y el vinagre, mezclando y dejando reposar por 10 minutos. En este tiempo la preparación tendrá un aspecto cortado.

En un bol de preparación grande, mezclamos todos los ingredientes húmedos: el buttermilk vegetal, la compota de manzana, el sirope de agave y el aceite de oliva. Mezclar.

Tamizar sobre esta mezcla líquida, los ingredientes secos: la harina de espelta, el bicarbonato, la levadura, la canela y la sal.

Mezclar todo junto con ayuda de unas varillas.

Repartir la masa por los huecos del molde, dejando un poco de hueco arriba para que no rebosen.

Hornear durante unos 12 minutos o hasta que al pincharlo salga limpio y esté bien hecho y dejar enfriar un poco antes de desmoldarlo para que no se te rompan.


Cuando los vayas a servir, poner un poco mas de puré de manzana por encima a tipo de frosting y espolvorear con un poco mas de canela... Enseguida el donut empezará a chupar la humedad de la compota y quedará mas jugoso por dentro y el puré mas duro con lo que no se resbalará.

Hacer el puré de manzana es de lo mas fácil que hay, siempre lo puedes comprar hecho, asegurando que sea lo mas natural posible y sin añadidos innecesarios. Si lo queréis hacer vosotros solo se trata de asar la manzana y de machacarla para hacerla puré, sin añadirle nada mas. Para asarla, lo puedes hacer al horno o al micro, lo que tú prefieras o dependiendo del tiempo que dispongas.


El resultado es una maravilla otoñal super jugosa y esponjosa con la que triunfaréis de lo lindo

Besotes

lunes, 4 de noviembre de 2019

Tarta de chocolate con cobertura de chocolate

Esos chocoadictos que levanten la mano!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!


Este pastel lleva un ingrediente que llama mucho la atención pero que para mi ya es un clásico porque lo había utilizado antes en repostería, y en otro postre a base de chocolate también, y son las judías pintas. Ya realicé un brownie con judías pintas que podéis ver AQUI. Pero las diferencias entre ambos son considerables.


Hace poco que he incorporado una nueva cuenta a seguir en mi perfil de repostería. He de reconocer que soy bastante selectiva con el tema de las cuentas de las redes sociales, porque soy muy maniática y tengo una obsesión con separar mi vida personal de mi vida del blog... La cosa es que en mi cuenta personal cuelgo muchas cosas de mi vida y que no me gusta que las vea todo el mundo, así que solo acepto a gente a la que conozco en profundidad


Pero ahí no acaba todo, y es que en la cuenta del blog no ando siguiendo a lo loco a cuentas sin ton ni son... De echo, he realizado bastante criba tras pasar a formar la alimentación saludable parte de mi vida, y he dejado solo cuentas de personas ya importantes para mi a pesar de que no sigan con ésta nueva directriz... Y poco a poco voy incorporando cuentas nuevas que me aportan muchas ideas y me enseñan mucho


Y la cosa de que no me guste añadir a lo loco es por una cuestión tan simple como el tiempo... Yo cuando sigo a alguien me gusta hacerlo bien, intentando no perderme nada de lo que hace, y poder hacer comentarios a lo que postea y nos enseña... Si sigues a muchas cuentas, muchas veces te pierdes cosas por el camino, algunas de ellas jamás te llegan, pero es que además es inviable hacer ésto porque necesitas una cantidad ingente de tiempo para hacer esto... Tiempo que yo, particularmente, no tengo.


Por eso miro bien una cuenta antes de añadirla, aunque suene fatal decirlo, espero que me aporte mucho, tanto como el tiempo que le voy a dedicar yo en seguir y admirar todo lo que hace. Y es cuando llegamos a la cuenta de instagram de "Parejafit8" que podéis ver AQUI y a la que os recomiendo que os suscribáis de inmediato


Considero que es una cuenta super completa... Tiene recetas de todo tipo, que vienen explicadas con un vídeo y bastante variadas tanto de dulce como de salado... Además te dan consejos sobre ejercicios y la forma de ejecutarlo... Y se complementa con un montón de TIP´s sobre nutrición e ideas para los distintos tipos de comida que te ayudan a salir de la monotonía.


Estaba deseando probar una receta de ellos y cuando vi el vídeo de su tarta de chocolate, a pesar de que es muy parecida a la que os he comentado anteriormente, no me pude resistir a hacerla, además, me ha motivado mucho porque en la primera se usaba edulcorante, y ya os he comentado en alguna ocasión que lo estoy erradicando de mi vida. Ésta receta por el contrario lleva dátiles para endulzar, que me encantan!!!!!!!!!!!!!!!!


Y la diferencia entre una y otra una vez realizadas es bastante grande. La primera que hice queda mas como tipo bizcocho. En cambio, ésta segunda, tiene una textura mas cremosa, y eso que considero que todavía lo tendría que ser mas, reducir el tiempo de horneado un par de minutos, aunque también pienso que los dátiles tienen mucho que ver en éste punto


INGREDIENTES

BIZCOCHO

230 gr de judías pintas cocidas.
14 dátiles son hueso remojados.
75 gr de cacao puro en polvo.
45 gr. de maizena.
15 gr de aceite de oliva.
120 gr de leche.
1/2 cucharadita de sal.
1 cucharadita de levadura

COBERTURA

80 gr. de chocolate 85% mínimo


PREPARACION

Precalentamos el horno a 175º. Echamos spray de fácil desmoldado al molde a utilizar y reservamos.

Ponemos todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos bien hasta que esté todo integrado.

Pasamos la masa al molde y horneamos de 25-30 minutos.

Sacamos del horno, atemperamos, desmoldamos y terminamos de enfriar en una rejilla.

Derretimos el chocolate de la cobertura en el micro a golpes de 30 segundos para que no se queme y una vez que la tarta está fría totalmente lo echamos por encima.


Una vez mas, como podréis ver, no tiene complicación ninguna!!!!!!! Una receta de lista en 3 minutos y que solo se ha de limpiar la batidora. De ella destaco la cobertura, que al no mezclarla con leche ni nada hace que cuando se enfría se solidifique, y lo que a otra gente no le gusta, a mi me encanta ese efecto crujiente que le da en contraste con lo cremoso de la tarta.

A mi me salen 10 raciones decentes y cada una de ellas tendría 182 Kcal, aunque si queréis reducir un poco podéis no ponerle la cobertura y la cifra bajaría a unas 150 Kcal.

Besitos.