jueves, 2 de julio de 2015

Cupcakes de chocolate, nueces y caramelos salados

Ya terminamos con la trilogía de la Jornada Gastronómica que os he contado AQUI y AQUI!!!!!!!!!!!!!!!


Y como no podía ser de otra manera, siendo esto "Olga en el pais de los cupcakes", había que llevar unos cupcakes a tan señalada ocasión, no?. Además, hay que cumplir con las expectativas marcadas, y yo, sin unos cupcakes, no soy yo, y eso la gente lo sabe.


Y como de las dos cosas que llevaba ninguna tenía chocolate, y eso es un gran clásico que nunca puede faltar, esa fue la motivación para elegir el primer ingrediente. Luego me di cuenta que no había yo hecho cupcakes de chocolate con nueces, un gran clásico que todavía no había llevado a la realidad, con lo que me gusta esa combinación


Y así tenemos el segundo ingrediente. Para terminar con el trío, durante la mudanza me apareció un bote de bites de caramel sea salt que había comprado para probarlos y, como muchas veces me pasa, se quedó en el armario esperando su gran día... Que no llegaba y que al final me pillaba la fecha de caducidad.


Se alinearon los astros porque, además, una compañera me regaló una caja de estos deliciosos caramelos para que mi mudanza fuera lo mas dulce posible, así que lo interpreté como una señal, a parte de que odio tener que tirar comida, y mas porque se cumple la fecha de caducidad. Con lo que decidí añadirlos a la masa y así darle un toque diferente. Los podéis encontrar AQUI.


El resultado es espectacular, y es que a mi el tema de las nueces me pirran, y mas con el chocolate, me recuerda siempre a los brownies. Y en combinación con estos chips, es lo mas, porque tiene ese toque salado que te sorprende y te deja flaseado porque no te lo esperas.

A pesar de que ésta es una receta segura para mi, porque es de las que se pueden hacer ya con los ojos cerrados, también tuvo su parte de horror... Y se llama horno nuevo... Menos mal que tras los varios fracasos que os he contado, aquí estuve muy ojo avizor y... A los 20 minutos clavados los tuve que sacar porque ya estaban hechos, cuando generalmente en el horno antiguo eran 25 minutos... Menos mal que no me olvidé si no.... Saco pedrolos en vez de cupcakes.


La receta la verdad es que no tiene gran cosa. A vuestra receta de cupcakes de chocolate infalible, porque todos tenemos una que para nosotros es la preferida, le añadís 100 gr de nueces en trozos pequeños. Yo no las pico porque se hacen demasiado pequeños, yo las parto a mano, a mi me gusta encontrarme con los trocitos.


Yo añadí a la masa también 50 gr de los bites, en el bote te vienen 65 gr, pero yo dejé ese remanente para poner alguno por encima y así decorar junto con otros trocitos de nueces.

El frosting es un buttercream de chocolate negro que podéis encontrar en el libro de Alma "Objetivo Cupcake perfecto", el primero de ellos.


Y para hacerlo mas original todavía, y darle ese toque que se notara para donde estaban creados todos estos postres, realicé unos toppers con Corel Draw con la mascota del evento, que es el logo que tenemos en el grupo de whatsapp, por un lado está el dibu del minion y por el otro el texto "Concurso gastronómico Hortaleza". Este es el resultado final.






El saco que utilizo de mantel es de Dealz, la cuchara es de A loja do gato preto y las flores son de Etsy.

Besines muertos de cansancio y muy reticentes con el nuevo horno... La primera impresión ha sido regular pero creo que con el tiempo nos llevaremos bien y encajaremos



lunes, 29 de junio de 2015

Pie de limón

Aquí vengo yo con la segunda parte de los postres que llevé a mi Jornada Gastronómica Hortaleza


La mayoría de vosotros me habéis comentado lo original que os parece, y no puedo sino coincidir con vosotros. Es algo que está muy de moda últimamente, el tema de las quedadas gastronómicas. Lo bueno de esta versión es que vas conociendo distintos lugares, de distintos tipos de comida, y con unos precios asequibles.


Luego, con otro grupo de amigos tengo otra versión. Esta se trata el ir de casa en casa... Cada mes vamos a la casa de uno, que se tiene que encargar de organizar un menú completo para que el resto nos deleitemos... En este lo que pasa que no hay puntuaciones ni nada, pero si que es cierto que nos intentamos superar con el tema de presentación, originalidad, decoración, etc... Casi todo el mundo piensa que este es mucho mas coñazo que el otro, porque tienes que trabajar mucho.


Si, creo que tenéis razón, pero a la vez os digo que es mucho mas satisfactorio. Creo que la cocina, me da igual que sea salado que dulce, es lo mas agradecido que hay, cuando ves a la gente como disfruta... Es lo mas de los mas. 

Al principio es algo mas sencillo, porque todos tenemos nuestras recetas "TOP", esas con las que sabemos que vamos a triunfar... Pero cada vez que va pasando el tiempo, esas recetas se van acabando y hay que innovar...


Hay que investigar mucho... Te vas adaptando a la fecha que te toca, porque no es lo mismo cocinar en verano que en invierno.... Y vas aprendiendo cantidad de cosas. Así que a mi me gusta tanto como el otro... Cada uno tiene sus cosas buenas y sus cosas malas

Pero bueno, a lo que iba, que empiezo yo con mis disertaciones y me piro, me piro, me piro... el segundo postre de mi Jornada Gastronómica... Ya os he advertido que era mi intención hacer las "Pies" mas típicas, americanas e inglesas, bien por sabor o por alguna peli. Así que decidí realizar una para este día, y como ya empezaba el calor, pues la de limón... Bien refrescante.


En relación al “Lemon Pie” era un postre usualmente servido en los banquetes ofrecidos por la Reina Elizabeth de Inglaterra. Por lo tanto su origen verdadero es inglés y se aproxima al siglo XVI.

Según los historiadores de la comida, estos sabores a limones dulces, postres y pasteles se cocinan desde la época medieval, para que luego en el siglo XVII que se inventara el merengue, se le denominara “Lemon Pie” o "Lemon Meringue Pie" tal cual como lo conocemos hoy en día, es un producto del siglo XIX


Si he de ser sincera, he de decir que me la pidió mi chico. Como ya os conté hace un año en la entrada que podéis ver AQUI, estuve de tour de tartas por Madrid, y de las tres que probamos, la que mas le gustó a mi chico fue la de limón, así que cuando se enteró del reto que tenía con las Pies, me pidió esta, que estaba deseando repetir. La receta es de Miriam, en colaboración con Maria Lunarillos, y la podéis ver AQUI


No es una tarta para nada complicada, lo que pasa que el tema de la crema de limón hay que estar muy pendiente, porque sino puede ser que se te agarre al fondo del cazo, y nooooooooo, no es que me haya pasado a mi por estar a mil cosas a la vez y lo tuviera que repetir, que va!!!!!!!!!!, como si no tuviera ya prisa suficiente!!!!!!!!!!!


También me supuso un reto el tema del merengue italiano, no lo había hecho nunca... Y os digo lo mismo, calentarlo muy poco a poco, porque yo la primera fue un caramelo que se tuvo que ir a la basura... Como veis, las prisas no son buenas para nada, casi que tuve que repetir todo dos veces... Por no estar pendiente e intentar atajar... Vísteme despacio que tengo prisa.

Yo el paso de meterla en el horno me lo salté, ya no me daba tiempo para mas. Así que tosté el merengue con soplete, que no veáis como me gusta!!!!!!! ver como se van retorciendo las puntas y como pilla ese colorcito...


El resultado es potente sabor a limón, yo lo advierto, pero para la época en la que estamos creo que viene fenomenal, porque es super refrescante, y como se puede conservar en la nevera sin que se reseque, se puede tomar bien fresquito también.

Os digo lo mismo de las fotos de lo que os dije ya AQUI en la primera parte de esta trilogía, de la tarta completa solo pude sacar 5 fotos deprisa y corriendo porque llegábamos tarde ya. Luego conseguí salvar un trocito para hacer alguna mas y que pudierais ver el corte, pero tras una sobremesa de 5 horas encima de la mesa... El merengue se vino totalmente abajo... No se muestra en todo su apogeo.

El pañito es de IKEA, el portatartas con tapa es de Westwing, el plato es de Maria Lunarillos, la cuchara es de Krasilnikoff, el bowl es de IB Laursen y el bote es de la tienda Casa.

Un besote convencido de que la paciencia y atención es la solución para no trabajar el doble.