lunes, 17 de febrero de 2020

Pastel de galletas y natillas de chocolate

Pues hoy os traigo un faild total. Después de ver ESTA chocotorta de "Los dulces secretos de Cuca" que me hizo recordar mi versión argentina de éste dulce que podéis ver AQUI, así como la tarta de cumpleaños de toda la vida de galletas y chocolate con la que solíamos celebrar los cumples y que os enseñé mi versión AQUI, y rematando con la tarta que os he enseñado en mis stories de Intagram y con la que hemos celebrado el 71 cumpleaños de mi papa y que podemos definir como la versión 2.0 de éste clásico pues...

He intentado hacer su versión saludable, pero ha acabado en un rotundo fracaso. Bueno, creo que rotundo es un poco duro, yo creo que sería mas acertado decir que ha acabado en un fracaso visual del mismo, ya que el relleno no ha cuajado como debería, así que ha sido imposible desmoldarla para poder hacer una cobertura de chocolate y ponerla por fuera... Pero al paladar sobra decir que estaba riquísima, y por eso no he querido dejar de incluirla en mi recetario

Yo creo que el mayor problema me ha llegado porque la he querido hacer lo mas saludable posible, siguiendo el formato de la tradicional lo máximo y de calorias lo mas controladas posibles también, y aquí es donde me ha llegado el problema. Está claro que hoy en día puedes encontrar galletas que son mas buenas que las tradicionales porque son sin azúcares añadidos y todas esas cosas, pero aún así no dejan de ser malos procesados, con lo que renuncié a utilizarlas.

Por otro lado, el relleno se podría hacer con unas cremas de chocolate altas en proteínas tipo "Foodspring" o "Paleobull" pero, lo primero, son mejores que la Nutella de calle, pero en el caso de la de Foodspring eso no las hace buena procesada (Ambrosía si que es un buen procesado), y lo segundo, es que se necesitaría cerca de un bote y medio o para allá y el contenido calórico es muy considerable, así que las descarté también.


Está claro que ésto no debería ser así, porque al ser algo tan puntual, no debería importarme estas cosas, pero al final cuando te acostumbras a llevar un estilo de vida, pues te cuesta mucho quebrantarlo, y mas que nada que tampoco quiero. Mi búsqueda empezó por unas galletas adecuadas, quería algo similar a las rectangulares que utilizaba mi mama en mis tartas, y la búsqueda fue totalmente infructuosa


He visto muchas galletas tipo cookies y tal, pero para mi esas galletas no encajaban con la tarta porque a pesar de que le diera otra forma, consideraba que no iban a quedar suficientemente húmedas para luego poder cortar el pastel sin problemas. Hasta que dí con ESTAS "galletas" de "La gloria vegana" que aunque seguían sin ser las tradicionales, pensé que darían un buen juego con el pastel.


Al ver lo contundentes que eran (porque ya he trabajado de esa forma la masa de bizcocho, cuando hacía cake pops) terminé de descartar la crema de chocolate hecha porque sabía que quedaría demasiado mazacote, así que se me ocurrió utilizar unas natillas de chocolate que se han puesto tanto de moda éste invierno, las de caqui que hizo trending topic Carlos Ríos, me parecía que encajaban a las mil maravillas porque no son pesadas, ni empelagan y son bastante consistentes aunque no se hacen bola.


Aún así a la receta original le añadí un poco de agar-agar siguiendo los parámetros y la experiencia que tuve con ESTA gelatina de papaya, pero eso no hizo que adquiriera la textura que yo me esperaba y es aquí donde vino el tremendo error y donde se quedó mi intento de tarta. Pero bueno, siempre que te llevas un batacazo así te hace venirte abajo y renegar, pero sé que resurgiré de mis cenizas cual Fénix y volveré a la carga, aunque sea con otro faild, hasta dar con la versión correcta, porque cuando algo se me mete entre ceja y ceja...


INGREDIENTES

Para el bizcocho

250 ml de bebida de soja.
200 g de harina de avena.
60 g de sirope de dátil.
70 g de aceite de oliva.
1 cucharadita de levadura química.
1/2 cucharadita de bicarbonato sódico.
40 g de cacao puro en polvo.
1 pizca de sal.

Para humedecer el bizcocho

60 g de chocolate al 80%.
100 ml de bebida de soja.

Natillas de caqui

2 caquis
2 yogures 0% naturales
16 gr. de chocolate puro en polvo
2 gr. de agar-agar


PREPARACION

Empezamos por el bizcocho. Ponemos la bebida de soja, el aceite de oliva, la panela, la sal y el cacao en un bol y mezclamos bien.

Añadimos tamizando, la harina de trigo, la levadura química y el bicarbonato. Mezclamos hasta que esté todo integrado.

Precalentamos el horno a 200ºC. Engrasamos un molde y vertemos la mezcla dentro. Horneamos a media altura durante 40 min aproximadamente a 180ºC. Pinchamos en el centro con un palillo de madera para comprobar que está hecho. Dejamos enfriar completamente.

Pasamos el bizcocho a un bol desmenuzándolo con las manos, y le añadimos el chocolate que habremos derretido con la bebida soja durante 1 min al microondas.

Lo mezclamos todo bien con las manos como si de una masa de pan se tratase y, cuando esté la masa bien homogénea, hacemos dos bolas con ella prensándolas bien. Pasamos una de ellas a la mesa de trabajo sobre film transparente (o sobre una lámina de silicona). Ponemos film transparente por encima (u otra lámina de silicona) y estiramos con un rodillo. La plancha ha de tener 5 mm de grosor aproximadamente.

Cortamos nuestras galletas con ayuda de un cortapastas. Hacemos lo mismo con la otra mitad. Salen unas 15 galletas por cada mitad.

Hacemos las natillas poniendo todos los ingredientes en el vaso de la batidora y trituramos bien.

Y el montaje es bien sencillo... Capa de galletas.... Capa de natillas... Capa de galletas... Capa de natillas.... Así hasta que termines con todo y teniendo en cuenta que la última capa debe ser de galletas.


Ya no os puedo decir nada mas, como os he comentado, considero que ha sido un fallo de mi propósito original, pero eso no hace que sea un fallo al paladar. Sé de sobra que la textura da algo de grima, pero os aseguro que el resultado está muy rico, eso si, en dosis controladas porque llena una barbaridad, tiene la cantidad justa entre contundencia de galleta y jugosidad por la natilla, y no empacha nada, pero, en serio, llena muchísimo.


Por otro lado os diré que creo que el molde se puede dividir en 12 buenas raciones de pastel, así que cada una contaría con unas 200 Kcal aproximadamente 

Un besote chocolatoso

viernes, 14 de febrero de 2020

Cena temática de San Valentin 2020

Mi primera cena saludable de San Valentín!!!!!!!!!

Gracias a Dios he conseguido sacar tiempo para poder hacerla y enseñárosla, que la verdad me hacía mucha ilusión, ya sabéis que de vez en cuando me da por hacer comida temática y la única que he conseguido mantener en el tiempo ha sido la de San Valentín, así que poder llegar éste año para hacer una cena mas sofisticada a éste respecto me ha gusta muchísimo.

Yo ya no voy a entrar en si ésta fecha se debe celebrar o no, hay opiniones a éste respecto para todos los gustos y creo que cada una es loable a su manera, apoyo tanto a los que dicen que el amor hay que celebrarlo día a día y que esto es “San Corte Inglés” así como que aplaudo a esos que piensas que celebrar el amor es muy bonito y que tener un día para ello es muy chulo y romántico.

Lo que si creo que es de justicia es que en el caso de que lo quieras celebrar casi todo el mundo llevamos una vida de locos donde el bien mas preciado que tenemos es el tiempo, así que algo sencillo, rápido y vistoso para sorprender a tu pareja es muy bien valorado… Porque, además, hay gente no demasiado experta en la cocina.

Eso de tematizar la comida es que me parece super curioso, entre mis días he hecho San Valentín, Halloween y alguna que otra de Navidad. En el recetario de mi blog podéis ver todas (en la parte de abajo del todo, Salado es el epígrafe), la verdad es que me he quedado muerta al comprobar que es algo que vengo haciendo desde 2013… Lo que pasa es que las fotos me dan mucha vergüenza porque, claro, son cosas que tienes que hacer en el momento y servir, y antaño mi conocimiento fotográfico y exigencia del mismo era entre cero y nulo y… Madre mía… Hay cada cosa que es para verlo!!!!!!! Es que no luce nada!!!!!!!!!!!!!!

Pero para que os hagáis una idea, os dejo unas medio decentes, como ESTA cena de Halloween de 2016: ... Y de San Valentín creo que ESTA de 2017 es decente, ESTA de 2018 tampoco está mal. Y la del año pasado que podéis ver AQUÍ también creo que está bien. Ahora lo que es pero es sorprenderos y que os guste la de éste año:


Crema ligera de manzana (Manzana & Canela)

Yo os voy a dejar la receta de la Thermomix, que ha sido la que he hecho, porque es más rápida y además me permite que mientras el robot está haciendo ésto, yo poder avanzar con otras cosas. Pero no os preocupéis porque si no la tenéis no pasa nada, id al post de Montes en el blog "Manzana y Canela" y allí tenéis la elaboración tradicional.

Me ha encantado ésta crema porque es una gran manera de comer verdura y encima tiene ese toque dulce que tanto me gusta.

INGREDIENTES

2-3 calabacines (aproximadamente 950 gr.)
2 manzanas grandes
1 puerro
1 cebolla
50 gr. de AOVE
1 cucharadita de sal
Agua 
Leche al gusto

PREPARACION

Lavamos y pelamos los calabacines. Los cortamos en trozos y los ponemos en el vaso. Hacemos lo mismo con las manzanas, la cebolla y el puerro. Añadimos el AOVE y programamos 10 minutos, temperatura 120º, velocidad 3.

Añadimos agua hasta cubrir y la sal. Programamos 20 minutos, temperatura 120º, velocidad 3.
Transcurrido el tiempo trituramos dos minutos en velocidad progresiva 5-10.

Añadimos la leche, más o menos cantidad en función de la consistencia deseada. Depende de los calabacines la crema puede tener más o menos agua, por lo que será necesario añadir más o menos leche para que quede más o menos fluida, en función de nuestros gustos. Trituramos de nuevo 2 minutos, velocidad progresiva 5-10.

Con éstas cantidades y para lo que yo suelo comer me han salido 4 raciones de unas 170 Kcal cada una.





Pan Naan (TicTacYummy)

Resistirse a éste pan con esas imágenes era casi imposible, por lo menos por mi parte. Lo probé por primera vez en mi vida en Sri Lanka y la verdad es que quedé totalmente enamorada de su sabor y su textura aireada. Yo he realizado algún cambio sobre la receta original ya que no me gustan las harinas refinadas (por eso he sustituido la de trigo por avena) y he echado menos aceite (es un ingrediente que me cuesta mucho) y está claro que el resultado no ha sido el mismo, pero, aún así, a mi me ha sabido a gloria. La receta original la podéis ver en el blog de Patricia “Tictacyummy”. 


INGREDIENTES PARA 16 PANES

600g de harina de avena.
200ml de agua tibia.
200ml leche.
5 gr de miel.
1 cucharadita de sal.
10g de levadura fresca. 
1 yogurt griego (125 gr).
10g de aceite de oliva.
Ajo, cilantro y mantequilla fundida (Para pintar).

PREPARACION

Disuelve la levadura junto con el agua tibia, la leche tibia y la miel. Deja reposar en un espacio cálido 15 minutos. Pasado el tiempo debe verse espumoso. Si no es así, deberás repetir el proceso (como es invierno yo lo he puesto al lado de una fuente de calor, no le daba directamente, pero si le llegaba… Una mesa al lado del radiador).

Después integra el aceite y el yogurt. Mezcla y disuelve. Añade la harina junto con la sal. Mezcla.
Espolvorea la encimera limpia con harina, y vuelca la masa sobre ella. Amasa durante 10 minutos y añade mas harina si hace falta, hasta que sea manejable y no se pegue a los dedos.

Pasado el tiempo, engrasa un bol con aceite, y pon la masa dentro. Ponle un poco de aceite a la superficie de la masa. Tápala con un paño limpio y deja reposar en un lugar cálido durante 1 hora o 1 1/2 hora (exactamente lo mismo que os he dicho antes sobre la ubicación).

Cuando haya levado, ponla de nuevo sobre la encimera con harina.

Córtala en 8 partes iguales y hazlas bolitas. Con ayuda de un rodillo, estira las bolitas. Procura no dejarlas demasiado finas.

Pon una sartén a fuego medio, úntala con un poco de mantequilla y tuesta los panes por un lado y píntalos con aceite. Deben salir burbujas, dale tiempo de que se inflen y dales la vuelta. No los tuestes demasiado para que no queden muy resecos.

Pica 2 dientes de ajo y cilantro o machácalos en un mortero. Ponle aceite de oliva o mantequilla fundida y pinta tus tanes con la mezcla de estos 3 ingredientes.


Consejo 1: Respeta siempre los dos tiempos de levado.
Consejo 2: No los tuestes demasiado, son solo unos pocos minutos. Deben quedar jugosos.
Consejo 3: Si no te los vas a comer todos, guárdalos en el congelador para tener pan a mano para otro día envueltos individualmente en papel film bien cerrado. Luego descongelar en el mismo film para no perder humedad.

Sobre su receta voy a hacer unas cuantas matizaciones:

Consejo 1: Sale una cantidad ingente de masa. Quizá yo no lo haya entendido bien, pero yo entendí que había que dividir la masa en 8 partes y hacerlas bolas… Bien, mi recomendación es que esas 8 bolas las volváis a dividir a la mitad, es decir, que salgan 16 partes, porque, si no, para mi, las raciones son gigantes.

Consejo 2: Yo no he tenido que usar el rodillo para nada, las he dado forma de corazón por las fechas que estamos únicamente con las manos, así como las tradicionales.

Consejo 3: si las congelas y descongelas, luego atempéralas en el micro, ya que pillan temperatura fácil y rápido y si lo haces en la sartén o tostador me daba miedo que ya se tostaran demasiado tras el tueste inicial

Son ideales para dippear (hummus, guacamole, etc…) pero yo también los que usado como base para hacer como una especie de mini pizzas… Y hasta solas están de rechupete. Si hacéis como yo os recomiendo, 16 uds, cada una tendrá aproximadamente unas 155 Kcal.

Los que me conocéis ya sabéis que yo lo paso mal con las masas pegajosas, así que os diré que tuve un momento de crisis con ésta hasta que ya conseguí la textura para que no se pegara a los dedos… Avisados estáis






Baggels de queso rallado (Parejafit8)

Bueno, cuando vi esta receta no me pude resistir en absoluto, dos de mis grandes vicios unidos!!!!!!!! El queso y los baggels, así que tenían que estar en la cena mas romántica del año porque eso me hacía super feliz. Y para colmo es que se hace en 30 minutos y no puede ser mas fácil!!!!!! Tremenda idea solo podía ser de la cuenta de Instagram Parejafit8. 


INGREDIENTES

325 gr de Queso rallado.
210 gr de Harina de avena.
56 gr de queso crema.
2 Huevos talla L.
20 gr de levadura tipo Royal.

PREPARACION

Ponemos en un bowl apto para microondas los dos quesos, y lo metemos hasta que se derrita y sea fácil integrarlo (en mi caso han sido 3 minutos)

Echamos la harina, la levadura y los huevos e integramos bien. Si la masa queda demasiado pegajosa, ir añadiendo levadura poco a poco (para no pasarnos y que se quede sequerona) hasta que al tacto se note húmeda pero se pueda trabajar.

Dividimos la masa en 8 porciones y hacemos los baggels con nuestras manos (como veis, aguantan bien las formas, yo he hecho parte con forma de corazón para conmemorar el día en el que estamos) y horneamos 15 minutos a 200 grados con calor arriba y abajo.

Ellos le ponen un topping de semillas antes de hornear, a mi es que de siempre me han gustado los plain y por eso no he puesto nada, pero le podéis añadir lo que queráis: semillas como ellos, frutos secos, incluso hasta un poco de queso rallado se me ocurre.
  
Yo el queso que he utilizado es el Eatlan alto en proteínas, pero recordar que con mozzarella va bien, y en base a mis ingredientes y que he hecho 8 unidades cada una contaría con 195 Kcal aproximadamente.





 Mousse de fresas y aguacate (Sweetfran)

Un tradicional para celebrar éstas fechas son las fresas
  
Hay varias formas de tomarlas, pero creo que las mas tradicionales son con champagne o con chocolate. Bien es cierto que no solo es tradicional de ésta fecha, es algo que ya se ha extendido a lo largo del año y de los sitios porque creo que son dos  combinaciones deliciosas y que encajan a las mil maravillas. De echo, yo tengo un gran recuerdo a éste respecto y es disfrutar de unas fresas cubiertas con chocolate Godiva mientras admiraba la Grand Place de Bruselas.
  
Lo que sí tengo claro es que éste va a ser uno de los postres porque no puede ser más fácil, lleva el ingrediente del día por antonomasia (fresas), en 5 minutos lo tienes listo y es algo que puedes hacer con antelación y dejar en el frigo esperando nada mas que para servir. Lo que más me gusta también es que es algo ligero, que al final no estamos acostumbrados a cenar mucho y si ya ésta vez hacemos un esfuerzo, tampoco hay que estallar
  
La receta original lleva frambuesas, pero yo ya os he explicado el porqué he cambiado el ingrediente. Es de Fran de la cuenta de Instagram “Sweetfran”. 

INGREDIENTES

1 aguacate grande (200 gr aprox.)
400 gr de fresas 
150 gr dátiles medjool

PROCEDIMIENTO

Poner a remojar los dátiles en agua caliente por 10min o hasta que estén blandos y drenar.

En un procesador de alimentos poner todos los ingredientes y procesar hasta que este cremoso, probar y rectificar el dulzor.

Decorar el interior del vaso con chocolate fundido (yo he hecho corazones por el día en el que estamos), refrigerar el vaso para que endurezca el chocolate, luego poner un poco de puré de fresas en la base (simplemente triturar con un tenedor 6-8 fresas para hacerlas puré), llenar los vasos con el mousse, decorar y servir.
  
Hay a gente que el tema de las fresas no le gusta mucho por las pipas que tiene, mi chico es un poco tiquismiquis a éste respecto. Si a vosotros os pasa igual, yo lo que he hecho ha sido triturar las fresas antes que nada, y luego pasarlas por un colador para que se quedaran todas las impurezas allí… Esto ya va a vuestro gusto. Si lo hacéis de ésta manera solo tener en cuenta que vais a necesitar mas fresas para conseguir las dos tazas de puré de fresas. Luego añadís los ingredientes restantes y batís.

El resultado es asombroso, aunque quizá el color no sea de lo mas apetecible, pero os puedo asegurar que en cuanto probéis el primer cucharatazo… Estáis perdidos!!!!!!!!!!!!!! La cantidad da para 8 vasitos, y cada uno tendría unas 110 Kcal.








Bueno, pues si sois de los que lo celebráis, si sois de los que no, si sois de los que renegáis... Seáis de la opinión que seáis, yo os deseo que tengáis una gran noche cargada de felicidad.

 Besos gigantes.