martes, 20 de febrero de 2018

Mocha Latte Pie

Pues si, como os decía en la cena de San Valentín de este año, ahora que estoy con la recta final de los preparativos de boda voy mucho mas loca que lo usual, además también estoy teniendo algunos problemas con mi casa, la cual hasta hace poco tenía alquilada y ahora vamos a dar un cambio brusco a la situación, con lo que tengo muchas cosas que hacer y que gestionar.


Yo no he sido demasiado yonqui del café, como ya os comenté, pero ahora he de reconocer que es base fundamental de mi alimentación, y es mas, de mi salud mental, para poder tirar del carro con todas las cosas que tengo que hacer y el sueño que todas ellas me quitan, así que por eso mis recetas también se están viendo afectadas últimamente, ya que como me apetece a todas horas, lo añado a cualquier cosa que me lleve al estómago.


 Y lo curioso de todo esto es que, no sé si a vosotras os pasará, que cuando te da por una cosa, de repente esa cosa te rodea… Por ejemplo, si te quedas embarazada… Solo ves embarazada por todas partes!!!!!!!!!!!.... si estás pensando comprarte un coche y te gusta el coche X…. Lo ves por todas partes!!!!!!!!!!!!!! Pues eso me ha pasado a mí, que ahora veo recetas con café por todas partes y en cada cocina que visito en estos días.


Y la inspiración de la receta de hoy se la debo a mi querida Martha de “Delicious Martha”, soy mega fan suya, y desde que la conocí mucho mas, porque además de ser muy grande en la cocina, es muy grande como persona, y eso me inspira mucho mas. Estos días vi en su Instagram la receta de una crema de café que hizo para promocionar las capsulas que ha sacado Starbucks, y yo soy gran usuaria de esa marca y… De repente…. Se me encendió la bombilla y me llegó la inspiración.


Como sería una tarta de mi café mas especial? Como quedaría una pie de Mocha Latte? Y es que no pude por menos que ponerme manos a la obra según llegué a casa, de verdad que me dio tanta curiosidad, me animó tanto, que pasé una tarde realmente divertida disfrutando de la cocina y olvidándome de todo lo demás por un rato, hacía tiempo que no me pasaba y me he divertido de nuevo como entonces.





Para mas inri, he utilizado una base de galleta que tenía en un armario a punto de caducar, así que he dado un paso más en el particular reto que tengo con mi amiga Cuca del blog “Los dulces secretos de Cuca” para sacar todas esas cosas que tenemos en los armarios sin utilizar o a punto de caducar.
  


La primera parte es de Martha y el resto es de mi cosecha. Vamos a empezar con la crema de café:

-75 ml de café recién hecho (el mío comprado en Starbucks)
-250 ml de nata
-2 hojas de gelatina
-1 cucharadita de vainilla
-2 gr de sacarina

Hidratamos la gelatina en agua fría por 10 minutos.

Mientras ponemos la nata en un cazo a hervir y llevamos a ebullición.

Cuando la nata esté hirviendo, añadimos la gelatina bien escurrida del agua. También integramos el café y la vainilla y removemos con ayuda de unas varillas para que quede todo bien inbtegrado.

Añadimos el edulcorante y mezclamos bien para que se disuelva por completo.

Volvamos la mezcla en el molde de galleta, dejamos que se atempere como 1 hora a temperatura ambiente y luego llevamos al frigo toda la noche para que cuaje bien.
  


El siguiente paso es hacer un ganache de chocolate:

-300 ml de nata 35% de materia grasa
-300 gr de chocolate de cobertura

Cortar el chocolate en trozos pequeños y derretir al baño maría.

Colocar la nata en un cazo y llevar a ebullición. Una vez roto el hervor, retirar del fuego.

Poner la tercera parte de la nata hirviendo sobre el chocolate derretido y mezclar rápidamente con una espátula hasta que quede bien integrado con el chocolate.

Añadir las dos terceras partes restantes de una vez y proceder de igual manera.

A continuación se puede batir un poco con unas varillas para homogeneizar y además así también lo airearemos un poco añadiéndole volumen.

Dejamos que temple a temperatura ambiente. Sacamos el molde de la nevera con nuestra crema de café bien fría y le ponemos una capa de igual grosor que la que tiene de café. 



 Y la última parte corresponde a una última capa de nata montada:

-250gr de Nata para Montar muy fría (con un mínimo de materia grasa del 35%)
-2 cucharadas colmadas de azúcar glass

Echa en un cuenco grande la nata para montar muy fría. Recuerda que debe tener un mínimo del 35% en materia grasa (MG).
Coge una batidora de brazo y empieza a batir a baja velocidad. A medida que la nata vaya espesando aumenta la velocidad de la batidora.

Cuando la nata este casi montada añade el azúcar glass poco a poco y sigue batiendo hasta que la nata esté totalmente montada.

Por último solo te queda probar la nata y rectificar en nivel de azúcar dependiendo de tu gusto, por eso siempre recomiendo empezar de menos a mas, porque para echar mas siempre hay tiempo, para retirar no.

Sacamos nuestro molde del frigorífico y ponemos la nata por encima, si queréis lo podéis hacer con una manga, yo he preferido darle este toque rústico que tanto me encanta.

Espolvoreamos con chocolate puro por encima y ya tenemos nuestro Mocha Latte servido!!!!!!!!!!!!!!!!!
  


El resultado es realmente espectacular, porque es un postre muy cremoso, nada empalagoso y mucho menos pesado, de estos típico que te pones, te pones, y cuando te quieres dar cuenta… Te has zampado la tarta entera de una sentada…


Siento que no haya fotos del corte, pero es que llevé esta tarta de postre para una cena con unos amigos y, aunque conocen de sobra mi parte bloggera, he de reconocer que me da mucha cosa llevar los postres “usados” o abiertos… Aún así que sepáis me acordé de vosotros y saqué esta instantánea para que vierais el corte… no es bonita, pero así por lo menos lo véis.


Un besazo gigante

P.D. No puedo evitar enseñaros en primicia el topper de mi tarta de boda!!!!!!!! estoy enamorada de él y he aprovechado esta tarta para estrenarlo y así hacerme una idea de como queda... Es de madera grabada pintada en blanco... Os gusta?



miércoles, 14 de febrero de 2018

Cena de San Valentín 2018


La verdad es que he ido como las auténticas locas y la semana me está resultado super dura, pero finalmente he llegado a hacer la cena del día de San Valentín. Hoy no me extiendo mas y me pongo al lío sin mas dilación:

Hojaldre con Frankfurt y queso en corazón

Esta receta es de mi querida Delicious Martha y la podéis ver AQUIEs extremadamente sencilla y aunque no tiene gran cosa a mi me ha resultado deliciosa

Ingredientes:

-Masa de hojaldre.
-lonchas de queso (yo tranchetes)
-4 salchichas
-huevo, para pintar

Lo primero será precalentar el horno. Lo pondremos a 200ºC con calor arriba y abajo. A continuación, estiraremos la masa de hojaldre sobre la superficie de trabajo. Dispondremos lonchas de queso en un extremo hasta cubrirlo, y sobre él, pondremos las salchichas (el necesario para que cubra en forma longitudinal toda la masa). Enrollamos sobre sí mismo hasta llegar a la mitad de la masa. Seguidamente, cortamos con un cuchillo, dividiendo el hojaldre en dos.
Con la otra mitad, realizar la misma operación. Disponer el queso, las salchichas encima, y enrollar formando un cilindro. Seguidamente, pasamos los dos rollos de hojaldre a una madera para cortar. Batimos ligeramente el huevo y pincelamos el borde del cierre de la masa, para que quede bien sellado. Y pondremos la abertura hacia abajo, de forma que el peso haga la presión suficiente para que aguante cerrado.
Con un cuchillo afilado, cortaremos rodajas de los dos cilindros, de aproximadamente dos dedos de grosor. Estos, los iremos poniendo dentro de un molde de silicona -el mío en forma de corazón-. Si quedan agujeros entre ellos, es normal. Durante la cocción, la masa crecerá y rellenará todos los huecos, para dejar una tarta unida.
Por último, pintamos de nuevo con huevo batido toda la superficie, e introducimos en el horno. Dejaremos cocer durante aproximadamente 25 minutos, o hasta que veamos que está dorada la superficie y el hojaldre no está crudo por el centro. Retiramos, y volteamos sobre un plato. A continuación, volvemos a voltear sobre el plato en el que lo serviremos.






Tostas de coliflor con DIP de hummus

Ingredientes:

-250 gr de coliflor congelada
-75 gr de queso mozzarella
- ½ huevo

Para el hummus
-1 tarro de garbanzos cocidos
-Zumo de 2 limones (o según gusto)
-3 cucharadas de tahini
-1 diente de ajo, aplastado
-1 cucharadita de sal
-Aceite de oliva
-Perejil fresco

Lo primero que haremos será el hummus. Pasar los garbanzos por una batidora con el agua que traen para su conservación hasta crear un puré homogéneo. Añadir el Tahini, el diente de ajo pelado y machacado, añadir el zumo de limón y la cucharada de sal. Mezcle entre 3-5 minutos con un tenedor hasta que quede una consistencia suave y totalmente integrado. Servir inmediatamente o cubrir y refrigerar.

Para las tostas, precalentamos el horno con calor arriba y abajo a 180 grados. Picamos muy bien la coliflor con ayuda de la túrmix. Batimos un poco el huevo y lo mezclamos con la coliflor picada. Le añadimos el queso y mezclamos para que se quede todo perfectamente integrado. Ponemos papel encerado en la bandeja del horno. Con ayuda de un cortapastas vamos haciendo las tostas con forma de corazón, ponemos el cortapastas con forma de corazón encima del papel encerado y rellenamos como un dedo de grosor, quitamos el cortapasatas y se queda con la forma. Horneamos sobre unos 20-25 minutos hasta que esté bien dorado. Dejamos enfriar en la bandeja y luego ya pasamos al plato. Tratar con delicadeza para que no se rompan.



Risotto de queso con frambuesas

Ingredientes:

-350 gr. de arroz 
-½ cebolla picada
-100 g. de queso parmesano en polvo 
-75 gr. de mantequilla
-1 litro de Caldo Casero de Pollo
-1 vaso de vino blanco
-Pizca de azafrán
-100 grs de frambuesa

Calentar el caldo hasta que hierva.

Rehoga la cebolla en la mitad de la mantequilla, añade el arroz y rehoga junto con cuidado de que no se queme, añade el vino blanco y deja evaporar.

Añadir el caldo caliente y dejar hirviendo poco a poco entre 20-25 minutos dependiendo de como te guste el arroz.

Retirar del fuego y añadir el resto de la mantequilla y el queso y mezclar bien para que todo se integre

Con ayuda de un cortapastas con forma de corazón emplatar poniendo alguna frambuesa por el medio así como por encima.





Pastel de Moka con crema de queso

No sabéis la de tiempo que lleva esta receta en mi lista de pendientes, y como últimamente llevo la vida de locos que llevo, estoy enganchada al café mas que de costumbre y esta es una forma ideal de tomar ese shoot extra que necesito, aparte de cerrar esta cena tan especial.La receta es de mi amigo Goyo, yo lo que he cambio es la crema que lleva por encima, porque cada vez me cuesta mas comulgar con el buttercream, así que la he cambiado por una crema de queso. La receta original la podéis ver AQUI
  
Ingredientes:

85 gr mantequilla sin sal a temperatura ambiente
85 gr azúcar moreno
2 huevos talla M
85 gr harina
1 cucharadita levadura química
2 cucharaditas polvo para café instantáneo
60 ml leche

Para la crema
100 gr de queso philadelphia a temperatura ambiente
1 cucharadita café instantáneo
40 gr azúcar glas

Empezaremos batiendo la mantequilla con el azúcar moreno. A continuación agregamos uno a uno los huevos batiendo bien antes de agregar el siguiente.

Aparte, tamizamos el polvo de café con la harina y la levadura. Lo reservamos.

A continuación empezamos a agregar a la mezcla de mantequilla, la mezcla de harina poco a poco a cucharadas. Cuando llevemos la mitad agregamos la leche y lo integramos. Terminamos añadiendo el resto de la mezcla de harina que tenemos y seguimos mezclando hasta obtener una mezcla homogénea.

Bien, toca cocer el bizcocho. Para ello tendréis que usar un molde apto para microondas. Tened cuidado de no usar nada de metal. Rellenamos el molde con la mezcla que tenemos preparada y lo metemos al microondas 2 minutos a máxima potencia. Después bajamos la potencia a medio y lo ponemos 2 minutos más. Lo sacamos y lo dejamos enfriar.

Mientras se enfría vamos a preparar la crema. Para ello, tamizamos el azúcar glas con el polvo para café y lo batimos con el queso a mano con ayuda de unas varillas hasta que quede cremoso.




Y hasta aquí la cena temática de este año, espero que os haya gustado y que os anime para el año que viene preparar la vuestra propia… O mañana mismo, porque San Valentín puede ser cualquier día.

Besines.