jueves, 20 de septiembre de 2018

Risotto cremoso de chocolate

No sé durante cuanto tiempo mas voy a poder aguantar sin encender el horno


La verdad es que lo llevo mal, porque tengo un mono... Pero he de reconocer que al ver esta receta de mi querida Eva del blog "Con aroma de vainilla" se me pasó un poco porque los ojos se me hicieron chiribitas de imaginar como tenía que estar esto.... E inmediatamente me tuve que poner manos a la obra


La receta original la podéis ver AQUI. Y para mi es que lo tiene todo, ya he hecho varias recetas del típico arroz con leche, pero dándole alguna vuelta de tuerca con respecto al sabor, sin ir mas lejos hace dos semanas cuando hice el arroz con leche condensada que podéis ver AQUI. Como no se me había ocurrido hacer el de chocolate con lo chocoadicta que soy? Mi no entender.


Eva nos habla bastante sobre el cuidado que hay que tener moviendo la mezcla para que no se queme y no se pegue y así de paso vamos vigilando el tema del caldo... Puedo dar buena fe de ello... Si no recuerdo mal yo como a los 30 minutos de estar hirviendo a fuego lento ya empecé a notar que se me espesaba demasiado, así que le eché un poco mas de leche...


La cosa es que no te creas que me dio mucho cuartelillo, enseguida me estaba demandando mas... Tengo que decir que quizá el tipo de arroz influya, yo no utilicé el que ella dijo porque no tenía en casa, así que utilicé el redondo normal... volví a echar leche  y cuando llevaba hirviendo 50 minutos me pedía mas... A mi me dio una cosa tremenda que se me pasara así que lo retiré del fuego


He de decir que no me arrepiento porque a mi me gusta el arroz con un punto entero (ya sabéis como es esto del arroz, que a cada uno nos gusta de una manera) pero mi chico que es mas de arroz pasado pues si que se lo nota. Alcanzar el punto perfecto para ambos es muy difícil porque nos gusta de dos formas distintas, pero para estas cosas siempre prefiero que esté al agrado de los demás, por eso debería haber añadido un poco mas de leche y dejarlo esos 10 minutos mas.


Otra cosa que me pasó es que lo metí en un tupper de cristal, lo tapé, lo dejé a temperatura ambiente hasta que se enfrió y luego lo metí en el frigo... Al ir a sacarlo al día siguiente para ir a tomarme un bowl... Habia espesado de lo lindo!!!!!!!!!!!!!!! Me flipó porque la poca crema que quedaba viva tenía una textura nocilla total... Babeo al recordarlo... Pero claro, para tomar como que no... Así que le añadí leche fría, y la fui incorporando con ayuda de una varillas hasta que volvió a adquirir la textura que yo quería... Perfecto.


INGREDIENTES

800 ml. de leche entera
60 gr. de azúcar blanco
200 gr. de arroz arborio
2 cucharaditas de pasta de vainilla
1 cucharadita de canela
175 gr. de chocolate negro troceado
Nueces pecanas para decorar


ELABORACION

Ponemos en un cazo a fuego medio/bajo la leche con el arroz, el azúcar, la canela y la vainilla hasta que justo empiece a hervir.

Añadimos el chocolate troceado y removemos hasta que se funda.

Bajamos a fuego lento y cocemos durante unos 40 minutos o hasta que el chocolate haya espesado y el arroz esté blandito. Debemos remover cada 4 o 5 minutos para que no se pegue. Tenemos que tener en cuenta dos cosas. Por un lado, que la leche con chocolate espesa mucho antes que la leche sola y, por otro, que al arroz le cuesta más absorber esta crema. Por eso, es importante que el fuego no esté muy fuerte ya que, de lo contrario, nos quedaremos sin líquido antes de que al arroz esté hecho. No obstante, podemos añadir un poco más de leche si es necesario (con moderación).

Retiramos del fuego, servimos en cuatro boles individuales y decoramos con las nueces pecanas como me gusta a mi, o con virutas de chocolate y almendras laminadas como sugiere Eva o a vuestro gusto!!!!!!!!!!!!!!. Este postre se puede tomar tanto caliente como frío.


Yo si lo volviera a hacer le quitaría la canela, porque no es que me guste demasiado, y la verdad es que le da un toque muy potente y, para mi, le quita protagonismo al choco que es lo que mas me gusta.

Y yo he cambiado las almendras por nueces pecanas porque me pirran y en combinación con el chocolate creo que ganan sobre las almendras.

Besis.

lunes, 17 de septiembre de 2018

French toasts americanas

Vamos a seguir con las recetas sin horno para no morir por combustión espontánea


Antes de ponerme al lío he querido investigar un poco, porque, como ahora os mostraré, hay muchas recetas parecidas con nombres distintos.

French toasts (también conocidas en América como German toast, American toast o Spanish toast), esconden una historia popular tras su receta. Fue creada por cocineros europeos que pretendían aprovechar la comida de la que disponían para alimentar a sus familias. 


La idea surgió para aprovechar el pan del día anterior, término conocido como pain perdu (pan perdido o desaprovechado); este pan podía ser aprovechado humedeciéndolo y posteriormente calentándolo. A la receta tradicional, se le añadieron los huevos, para dar un toque de humedad al pan y aportar proteínas al plato.

Se dice que esta receta era típica de la gente adinerada, se sabe porque los libros que recogen las recetas más antiguas, hablan de cortar las cortezas del pan (algo que un pobre jamás habría hecho).


Se han encontrado datos que podrían remontar la historia de la receta de french toast a las épocas romanas. Uno de los nombres originales de este plato fue Pain a la Romaine (Pan a la romana).
Apicio (gastrónomo romano del s. I d.C.) escribió:
Otro plato dulce: trocea el pan blanco, sin su corteza, en piezas grandes, empápalas en leche mezclada con huevos batidos y fríelas en aceite, cúbrelas de miel y sirve.


De todas formas, la receta tradicional que perdura a día de hoy, es la que proviene de Francia, donde se conoce como Ameritte o Pain Perdu, en España tenemos un plato muy parecido: las torrijas (aunque éstas se fríen en abundante aceite y el aspecto y sabor finales son ligeramente distintos). En Inglaterra se conocen como Poor Knights of Windsor.

De todas formas, es en Estados Unidos donde se hacen más populares, bajo el nombre French Toasts. La primera vez que aparece impresa una receta de French Toasts fue en 1871. (Fuente cocinando con BRA)


Yo el Pain Perdú si que lo he hecho, lo podéis ver AQUI, aunque he hecho una receta muy especial, innovadora, para nada la tradicional, así que para las French Toasts si que quería la receta americana, y desde luego que al ver que mis queridos amigos de Corazón de Caramelo la tenían en su haber, ni me lo pensé.... Hacer una receta de ellos es triunfar seguro porque son infalibles y deliciosas. La podéis ver AQUI.

INGREDIENTES

6 rebanadas de pan de molde de rebanada gruesa
3 huevos
90 ml. de leche
90 ml. de nata 35% M.G.
1 cucharada de azúcar
1 cucharadita de extracto de vainilla
1/4 de cucharadita de sal
mantequilla para freír las french toast
sirope de arce o miel
frutos rojos (fresas, frambuesas, arándanos) o plátano cortado en rodajas


ELABORACIÓN:

Lo primero que vamos a hacer es disponer todas las tostadas sobre la rejilla del horno precalentado a 170ºC. y las dejaremos unos 10 minutos dentro del horno con el fin de secar un poco la superficie y los bordes del pan y que de este modo no nos queden demasiado blandas y frágiles cuando las sumerjamos en la mezcla de leche y huevos.

En un bol batimos juntos los huevos con la nata, la leche, el azúcar, la canela, la sal y el extracto de vainilla y con ayuda de unas varillas mezclaremos bien todos los ingredientes hasta observar que están todos perfectamente integrados.

Ponemos a calentar una sartén con una cucharadita de mantequilla (por rebanada de pan).


Sumergimos las rebanadas de pan en la mezcla de huevos y durante unos segundos cada rebanada (hacia la mitad del pan ya no se podrá sumergir, así que damos la vuelta al pan para que absorva también por el otro lado) y a continuación las pondremos en la sartén asegurándonos de que la sartén esté bien caliente.

Dejamos que se hagan por ambos lados, alrededor de dos minutos por cada uno.

Sacamos las rebanadas de pan y las disponemos en una fuente.

Cortamos las fresas las colocamos sobre nuestras french toast, al igual que el resto de la fruta. Puedes poner igualmente un trocito de mantequilla en el centro de cada french toast.

Y ahora viene la parte que más me gusta a mí y es cuando bañamos las french toast con un buen chorro de sirope de arce (maple syrup).

Servir inmediatamente antes de que se queden frías.


Puedes utilizar el pan que más te guste, pan de molde, pan del día anterior, pan de brioche o el que tengas a mano. Te aseguro que sale bien con cualquiera de ellos (esta es la parte innovadora que hice yo con mi pain perdú).

Puedes también combinar las french toast con la fruta que prefieras, a mí particularmente me gustan los frutos rojos porque el contraste dulce del sirope con el toque ácido que tienen este tipo de frutas, me parece realmente espectacular.

Tienes la opción de utilizar solo leche o solo nata, en lugar de la combinación de ambas.

Si te sobra alguna french toast, cosa que dudo, guárdalas en la nevera tapadas con papel film y caliéntalas un poco en el horno o en el microondas justo en el momento de ir a consumirlas.


Grandes recuerdos han acudido a mi mente al tomarlas... De mis años de estudio en USA, cuando hablaba a mi padre sobre la delicia que era el sirope de arce y me decía "anda, anda, anda, que cosas te inventas!!!!!!!!!! como se va a sacar sirope de un árbol?"... O cuando le hablaba de los donuts sin agujero rellenos de Dunkin Donuts y me decía "eso no existe, si no tiene agujero no es un donut", y cuando volví a casa por navidad me vine con una caja bajo el brazo desde Michigan hasta Madrid con escala en New York para darle en los morros.... Aquellos maravillosos años...

Besitos