martes, 17 de octubre de 2017

Texas sheet cake

Venga, ya, desde este instante, todo el mundo a babear!!!!!!!!!!!!!


En septiembre he tenido el cumple de uno de mis sobris por parte de mi chico, y para mi ha sido muy especial ya que estos años de atrás nunca he estado en sus fiestas porque siempre me pillaba de vacaciones y en algún viaje fuera, y como buen niño que es y totalmente entendible, no podía esperar a que yo llegara para celebrar su fiesta... Como debe de ser!!!!!!!!!!!!!!!!


Así que esta vez como me ha pillado aquí, por supuesto que me he empecinado en ser yo el que le hiciera la tarta, y desde luego que tenía que tener chocolate, chocolate y mas chocolate!!!!!!!!!!! estos niños son todavía peor que yo en nivel de chocoadicción.


Esta receta la tengo, como todas, desde hace un buen trecho en mi lista de pendientes, y para ser totalmente sincera he de reconocer que a la primera persona que se la vi fue a Bea Roque del blog "El Rincón de Bea", pero cuando mi querida Carmen de "Dulces Bocados" sacó su receta, me incliné irremediablemente por esa


La verdad es que los ingrediente me terminaban de cuadrar mas, pero sobre todo lo que me terminó de decantar es el glaseado... Este, con ese toque húmedo pero consistente es que me enamoró, aunque también he de reconocer que le eché mas nueces pecanas de las que dice Carmen, porque como soy una fanática total a mi siempre me parecen pocas. La receta la podéis ver AQUI.


INGREDIENTES:

Para un molde de 30 x 24 cm

Masa:
220 g. de harina repostería
75 g. de azúcar blanquilla
50 g. de azúcar morena 
1 cucharadita de bicarbonato
1/4 cucharadita de sal
225 g. de mantequilla a temperatura mabiente
235 ml. de agua
30 g. de cacao puro en polvo Valor
2 huevos talla L
120 ml. de buttermilk 
1 cucharadita de vainilla en pasta

Para el glaseado:
115 g. de mantequilla
30 g. de cacao puro en polvo Valor
80 ml. de leche
75 g. de azúcar glasé 
1 cucharadita de vainilla en pasta
Una pizca de sal
300 g. de nueces pecanas troceadas (divididas en 100 gr + 150 gr + 50 gr)


PREPARACION:

Precalentar el horno a 175º calor arriba y abajo. 

Engrasar el molde con spray de fácil desmoldado.

En un bowl con ayuda de un tenedor mezclar la harina con el azúcar, el bicarbonato y la sal.

Poner un cazo al fuego con la mantequilla, el agua y el cacao en polvo. Calentar hasta hervir, removiendo constantemente y una vez bien diluido retirar del fuego.

Verter la mezcla de chocolate sobre la harina y remover con unas varillas hasta tener bien mezclado.

A continuación añadir los huevos, el buttermilk, la vainilla y mezclar hasta tener una crema homogénea y sin grumos.


Añadimos los 100 gr. de nueces partidas a la masa e integramos bien.

Verter en el molde, alisar la superficie y hornear 20 min. Hacer la prueba del palillo.

Mientras preparamos el glaseado. Poner la mantequilla, el cacao y la leche en un cazo a calentar. Una vez bien caliente, retirar del fuego, añadir el azúcar, la vainilla y la sal. Mezclar hasta incorporar y añadir los 150 gr. de nueces.

Una vez cocido el bizcocho, retirar del horno, verter el glaseado por encima y extender bien por toda la superficie. Repartir por encima el resto de nueces y reservar en la nevera 1 h.

Pasado el tiempo de reposo, retirar de la nevera, desmoldar con cuidado y cortar en cuadrados.



Como habéis visto, yo le he puesto nueces a la masa, porque Carmen dice que es un brownie, y para mi un brownie sin nueces no es un brownie... Que este las lleva por encima!!!!!!!!!!!! Bueno!!!!!!!!!! y que mas da!!!!!!!!!!! pues mas por dentro!!!!!!!!!!!!!! que nunca hay nueces suficientes!!!!!!!!!!!!

El resultado es realmente espectacular, es una bomba pero os puedo asegurar que merece la pena la ingesta hipercalórica.

Besazos.


lunes, 9 de octubre de 2017

Tiramisu de limón

Como ya sabréis por las redes sociales, yo estoy pasando un poco de calor...


Este año la verdad es que el tema de las vacaciones se me ha dado fatal.... bueno, esto hay que matizarlo un poco, yo a lo que me refiero es que las tengo muy divididas, y a mi por lo menos lo que realmente me hace desconectar y sentir como que he estado de vacacionales es tener unas cuatro semanas seguidas... Así creo que se aprovecha muy bien.


Obviamente, a mi, mentalmente, me viene muy bien viajar, porque me encanta, y el tema de salir de la rutina y lo típico que te rodea en el día a día, a mi me hace desconectar cantidad... Pero lo que está claro es que no siempre se puede hacer, aunque yo intento por lo menos tener un viaje al año, es mi meta.


Este año he tenido que dividir mis vacaciones en tres tramos, así que en cada una de ellas voy a tener unos 10-15 días, con lo que el tema de desconexión no se va a cumplir. Por ejemplo, las de verano han sido un poco desastre, porque, además, de las dos semanas que he tenido solo he podido estar con mi chico una semana, la otra ha tenido que trabajar, y luego cuando él ha estado libre he tenido que trabajar yo... Además, por tema de ahorro bodil no hemos podido hacer nada.


Así que he de decir que a estas alturas, el año me pesa, y cantidad. Gracias a Dios, como sabéis, he podido pillar mi segundo tramo de vacaciones ahora y estoy en Egipto haciendo realidad un sueño desde que estudiaba arte... Hemos considerado que para como estuvo la cosa, ahora era un buen momento para ir a conocerlo, y para allá que nos hemos ido a conocer esta tremenda cultura con estos tremendo monumentos


Y lo hemos dejado para estas alturas de año porque en verano, con el calor que hace, realmente yo creo que es pasar un poco de mal rato, y eso que yo sobrellevo bastante bien el calor. A estas alturas hace calor como para disfrutar y poder darte unos bañitos, pero no estar sudando la gota gorda... Bastante bien.


Esta receta estaba en mi lista de pendientes desde hace un montón, soy fan de "El secreto Endulzado" y desde que vi esta maravilla, supe que en algún momento lo tendría que hacer, y la verdad es que para el verano viene de fábula, ya que es una receta que no necesita horno, y al conservarse en la nevera es muy refrescante a la hora de tomarlo, tanto por el sabor a limón como por la temperatura fría a la que se toma


Así que me ha parecido una idea fantástica sacarlo ahora a colación ya que, para mi, el verano está dando los últimos coletazos, a pesar de que ya estemos en pleno otoño y a las puertas de Halloween. Yo lo llevé como postre a una barbacoa que hicimos y os aseguro que triunfó, así que os encomiendo para que lo pongáis en vuestra lista de pendientes para el año que viene


INGREDIENTES:

- 1 limón
- 2 claras de huevo
- 250 gr. de queso mascarpone
- 75 gr. de azúcar glass
- 30 galletas de speculoos


PREPARACIÓN:


Rallamos la cáscara del limón sin llegar a la parte blanca porque como sabéis amarga.

Ese mismo limón, lo partimos a la mitad y lo exprimimos hasta sacarle bien todo el juego.

Ponemos las galletas en la turmix y las trituramos bien. Reservamos.

En un bowl, batimos a mano con ayuda de unas varillas el queso, el azúcar, el zumo y la ralladura de limón. Reservamos.

En el bowl de la Kitchen Aid ponemos las claras y con el accesorio de varillas las batimos hasta que alcancen el punto de nieve firme.


Vamos pasando las claras montadas al bowl donde está el queso poco a poco, y lo vamos integrando con movimiento envolventes para intentar de esta manera que se bajen lo menos posible.

Ponemos la crema resultante en una manga pastelera para que así sea mas fácil rellenar nuestros vasos o nuestros cuencos.

En los cacharros que vayamos a utilizar para presentar nuestro postre, ponemos una capa de galletas, luego una capa de crema, otra de galletas y otra de crema.


Las chicas le pusieron por encima mas galletas trituradas para decorar, yo he tomado la iniciativa y lo que le echado es un chorreón de leche condensada, así que, a este punto, vuestra imaginación y lo que creáis que admite.

Como veis es una cosa bien sencilla, que en poco mas de 10 minutos tenéis hecha, con una presentación original y que se sale un poco de la norma, y realmente deliciosa.


Un besto gigante.