miércoles, 8 de marzo de 2017

Madrid Dulce: Flor D´KKO, La Mime y Rialto

Jo, la entrada de hoy me ha costado un poco... Mas que nada por decantarme... Elegir los sitios a mostrar ha sido complicado porque tengo grandes cositas en mi haber, me consuela que el resto en breve verán la luz. Hoy tenemos chocolate de caerse de espaldas, un rincón monérrimo con repostería casera de chuparse los dedos, y un gran clásico Asturiano con unos dulces espectaculares... Empecemos a ponernos los dientes largos!!!!!!!!!!!!!!!!!


En Flor D'KKO elaboran uno de los mejores chocolates de Madrid, con cacao puro de primera calidad al 60% y 70%, y gran variedad de productos libres de Gluten, ya que Ardiel, la mitad de este proyecto, tiene esta intolerancia.

Yo lo conocí a través de internet, y creo que estas palabras lo describen perfectamente, me engancharon totalmente y no se me ocurre mejor manera de describirlo "Unas jornadas de formación en Venezuela para conocer el proceso de cultivo y desarrollo del cacao, le han servido a Karem Molina para aparcar su trabajo en su propia empresa de exportaciones alimenticias y montar un obrador de chocolate seleccionado en Madrid. Y la pasión y el convencimiento con el que lo ha hecho ha sido tal, que hasta su marido Ardiel Galván se ha involucrado en la apertura de Flor D’KKO, un obrador chocolatero situado en el exquisito barrio de Salamanca. Tiene aspecto de boutique –no es para menos, teniendo el cuenta el barrio en el que está–, aunque en realidad se trata de un pequeño laboratorio artesano consagrado al alimento de los dioses. 

Eso es lo que significa en griego ‘Theobroma’, nombre científico para designar al árbol de cacao o cacaotero, y en Flor D’KKO se le venera desde bien temprano. La jornada para esta pareja -venezolana ella, suizo él- comienza a las siete de la mañana con el atemperamiento del cacao; aunque, en realidad, el proceso arranca 12 horas antes, cuando dejan las onzas de chocolate derritiéndose durante toda la noche para poder trabajarlas al día siguiente, una vez que se ha fundido por completo. Después llega el momento de verterlo con cuidado y delicadeza sobre los moldes que le darán la forma de tabletas o maxitabletas que lucen como joyas en sus expositores.

Ellos lo hacen todo. Y saben bien cómo hacerlo, porque aunque tienen poco que ver con el mundo del cacao, a lo largo de los últimos meses se han ido formando en el savoir faire de los que más saben de chocolate: por un lado, los pequeños agricultores de cacao venezolanos –de quienes Karen se ha traído la espiritualidad y el mimo con el que se cuida cada semilla– y, por el otro, de los chocolateros suizos, con quienes han aprendido secretos, técnicas y procesos de elaboración. Es por eso que presumen de un trabajo bien hecho, tanto que se atreven incluso a hacerlo a la vista del cliente, pues su obrador artesanal preside, tras los cristales, la entrada de este pequeño local. 

En él elaboran desde su exótico chocolate caliente con canela y otras especias –que no desvelan para mantener el misterio de su sabor– hasta las exitosas naranjas confitadas con chocolate –en rodajas o tiras–, las trufas, las rocas de chocolate con frutos secos o las porciones de chocolate al peso –por cierto, no hay mínimo, cada uno se lleva lo que quiere–. Sobra decir que, como buenos chocolateros, solo utilizan el mejor chocolate seleccionado, sin gluten y sin azúcares añadidos: Grand Cru Venezuela 72% (el más afrutado), Grand Cru Madagascar 64% (de notas más refrescantes) y Grand Cru Perú Bio 70% (cacao orgánico de notas cítricas y agridulces). Son la base de todas las delicias que elaboran diariamente, disponibles para llevar en formato take away, para regalar o para tomar con un café de origen en la pequeña barra con banquetas altas situada frente al mostrador. Porque, aunque el espacio es pequeño, han sabido sacarle el máximo partido, con una decoración sencilla en tonos blancos y madera diseñada por ellos mismos. 

Quien no quiera quedarse con las ganas de probar alguna de sus delicias, lo mejor es reservarlas antes de ir, porque su producción de chocolate es limitada y sería un pecado divino no salir con un buen sabor de boca de esta boutique" Texto Madrid Diferente

Yo me llevé una caja de trufas variadas y de verdad que es realmente alucinante... Como bien me predijo Karem (un auténtico amor que además está encantada de contarte cualquier cosa sobre la tienda, el chocolate o lo que sea, puedes salir de allí con un master hecho perfectísimamente porque comparte su gran sabiduría y trucos sin pedir nada a cambio) la que más me gustó fue la crocante de avellana.





















Arlette Siwady es la dueña de La mimé, titulada en la reconocida escuela de cocina Le Cordon Bleu y barista profesional certificada en la SKAE. La MiMé es una pastelería artesanal con obrador propio, cuyo único objetivo es el satisfacer todos los paladares. 

Pastelería no muy grande, con encanto, decoración cuidada, buen ambiente, acogedor, agradable, y con muy buena atención...para tomarse un café y un bollito. Todo casero y de gran calidad, realizado en el obrador que está en el mismo local en la parte de abajo. Recomendaciones especiales para la tarta de zanahoria y para los bizcochos caseros y variados, los cuales venden por porciones. Todo buenísimo.

Esto es su especialidad, pero también te puedes encontrar con mini postres de alta repostería, macarons y tienen un surtido salado (sandwiches, cocas, etc...) de realización casera para satisfacer a todos los paladares.

Lo hacen con mimo y se nota. Te apetece llevarte un libro y pasar la tarde probándolo todo. Yo me decanté por la carrot cake y puedo decir que es la mejor que he probado hasta ahora... No tiene nueces y eso para mi sería una grave traba, porque me encantan, pero el conjunto es realmente sublime, y la crema de queso es realmente espectacular, sedosa y super sabrosa. También me decanté por una porción de bizcocho de limón.... Tremendo, con potente sabor y realmente jugoso. El café con leche también es realmente delicioso.


















Pues tenemos esta maravilla gracias a Irene Fernandez, una de mis seguidora que cuando vio que empezaba con esta sección en el blog, me mandó un privado por facebook y me instó a que visitara la sede madrileña de esta tradicional confitería Asturiana.

Desde hace décadas han ido pasando por el obrador de Rialto distintas generaciones de maestros confiteros. Los cuales se han ido transmitiendo las fórmulas artesanas y el saber hacer que le dan la calidad. A la confitería y salón de té de la calle San Francisco, en pleno centro de Oviedo, se ha unido, desde hace unos años, un despacho situado en la calle Núñez de Balboa, 86 de Madrid, en el exclusivo barrio de Salamanca, atendido por dos mujeres realmente maravillosas que me explicaron absolutamente todo y que me atendieron de maravilla, contándome anécdotas y entresijos de esta genial confitería.

Sus especialidades son 3:

- Moscovitas: Finas pastas de almendra marcona y nata, bañadas con una cobertura de chocolate de primerísima calidad, además de un último ingrediente secreto creado en exclusiva por Rialto. Son elaboradas "una a una" de manera totalmente artesana siguiendo la receta original de los antiguos maestros confiteros de Rialto. Las materias primas utilizadas son seleccionadas siguiendo los criterios más exigentes de calidad. Tan especial es este producto que tiene su propia leyenda, que te la entregan en un mini libro y que dice así "Esta historia me la contó mi abuelo. Román, su mejor amigo fue uno de los llamados niños de Rusia, que a la edad de 13 años, se encontró viviendo en Moscú, con el frío que allí hace... Suerte tuvo de empezar a trabajar como ayudante en un obrador cerca de la Plaza Roja. Fueron años estupendo pues aprendió el hechizo de la repostería y, además, al calor del horno, se pertrechaba del frío,. Y allí vio por primera vez esa muñeca escalonada, que se contiene a sí misma de forma interminable. Estaba en una alacena. Y en momentos fugaces, cuando nadie lo veía - o eso creía él - abría la primera, y luego la segunda... Pero nunca llegaba hasta el final. Viendo el magnetismo que ejercía sobre el chico, Nicolai, su patrón, decidió regalarle aquella muñeca clónica llamada matrioska. Una vez en su cuarto, Román fue abriendo sucesivamente cada figura, como si realizara una disección y, al final, se encontró con un trozo de pergamino lacrado con un sello de la época de la Rusia imperial del Zar Nicolas II y escrito en caracteres cirílicos, por lo que no pudo entender ni una sola palabra. Con el paso de los años, retornó a Oviedo y reanudó la amistad con mi abuelo, a quien regalo la matrioska. Cuando mi abuelo se encontró con el pergamino, algo en su interior le dijo que aquello iba a ser todo un hallazgo. Pidió a un traductor que le descifrara el enigma y se encontró con que aquellos caracteres recreaban una fórmula que a mi abuelo se le antojaba mágica y misteriosa... No esperó ni un minuto y quiso ejecutar aquella receta. Y cuando tuvo ante sí el resultado, no supo que pensar. Tenía en sus manos una especie de oblea grande y achocolateda, de incrustaciones y texturas desconocidas. Pero cuando la probó, comprendió que aquello era de otro mundo: una sinfonía de sabores y sensaciones, una emoción en el paladar, un estremecimiento en la piel, el sabor que tiene de la felicidad. Me dijo casi con lágrimas en los ojos "así fue como nacieron las moscovitas que tanto te gustan. Pero es nuestro secreto, escondido en el alma de esa muñeca""

- Carbayones: Se trata de una de las especialidades más clásicas de la repostería asturiana, cuyo origen se remonta a principios del siglo pasado. Se ha convertido con el tiempo, en el pastel más típico de la ciudad de Oviedo. Está elaborado a partir de una base hojaldrada rellena de una masa cremosa de almendra con un baño final en yema y azúcar.

- Princesitas: Pequeñas exquisiteces de mazapán y yema bañadas con mermelada y azúcar. Es una de las recetas más antiguas de Rialto, desde hace casi un siglo se vienen elaborando de manera artesana con el mimo y saber hacer de los maestros confiteros de Rialto.

Las he probado todas y cada una y son maravillosas, exquisiteces absolutas.












Con que producto os quedáis hoy? que se os ha antojado y os comeríais ahora mismo?

Besos gochos



8 comentarios:

  1. Hola! Uff que difícil elegir pero seguro que empezaríamos por esa tarta de zanahoria que tanto te ha gustado! Besis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que habéis hecho una gran elección!!!!!!!!! qué tendrán los sitios monérrimos y acogedores que tanto nos engancha? tarta de zanahoria de escándalo!!!!!!!!!!!!!!!!!!

      Besotes

      Eliminar
  2. Mmmmm que interesantes todos estos sitios tan apetecibles Olga! Si nos pasamos por los madriles los tendremos muy presentes! jejeje besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si pasáis por aquí no os olvidéis de decírmelo y ojala podamos coincidir!!!!!!!!!!!!!!!

      Besos

      Eliminar
  3. Una vez más me dejas sin palabras con tantas delicias que no enseñas en tu post de hoy pero sin duda me quedo con el chocolate y esa variedad de trufas que quitan el sentido. Ahora mismo me comía la caja entera!!
    Besotes cariño!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No, si ya sabía yo que mi nena no andaba coja.... Gran elección preciosa!!!!!!!! que gran verdad la de Forrest Gump y "la vida es como una caja de bombones, nunca sabes que te va a tocar"... Lo único que puedes tener claro en esta ocasión es que cada trufa es un trozo del mismo cielo

      Un besote

      Eliminar
  4. ¡Hola reina!

    Esta semana voy muy petada de tiempo y aunque el miércoles pasé por aquí y eché un cotilleo hasta hoy no he podido leer con toda la calma que se merece tu entrada.

    Me quedo, como no podía ser de otro modo, con Flor D'KKO, aunque a estas horas un buen trozo de carrot cake de La Mime me vendría de lujo, con un café bien cargadito por favor que menuda morriña me está entrando con este tiempo primaveral en la oficina un viernes tarde.

    Rialto lo conozco y es hablar de alta confitería, con sabor a tradición y a recetas de toda la vida.

    Como siempre una entrada para poner los dientes largos

    ¡Besos mil!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajaja pues está claro que esta vez tenemos un claro ganador y se llama... chocolate!!!!!!!!! que es lo que tendrá que tanto nos gusta verdad?

      Estas trufas son realmente cremosas, nada empalagosas y cada una supera a la anterior.

      Mucho ánimo con este viernes tarde, ya sabes que males de mucho consuelo de tontos, pero por si te sirve, yo te hago compañía desde la otra parte de España en mi ofi un viernes por la tarde.

      Un besazo y feliz finde

      Eliminar

¿Te ha gustado?. Muchas gracias por dejarme un comentario, me hace muchísima ilusión