miércoles, 11 de diciembre de 2019

Polvorones saludables de limón

Bueno, pues no se me ha dado tan mal


La verdad es que siempre intento dar el pistoletazo de salida a las recetas de navidad justo publicando tras los días de fiesta de diciembre... Este año sabía de sobra que iba a ser imposible cumplir con la fecha, pero he de reconocer que ni en mis mejores sueños pensaba yo que iba a tener un retraso nada mas de día y medio


Así que estoy muy contenta... Y continuamos porque el año pasado intenté hacer mis primeros pinitos en dulces navideños saludables con un turrón de cacahuete que podéis ver AQUI pero que no me atrevía mucho mas porque todavía me faltaba conocer mucho mundo sobre ingredientes y como se comportaban... Así como de mezcla de sabores y texturas


Tras todo un año moviéndome en el mundo healthy y trabajando intercambiando los ingredientes mas dañinos para nuestra salud por otros que sean equiparables en cuanto a textura y sabor pero aportando nutrientes y nada de calorías vacías vengo con la cabeza llena de recetas navideñas que quiero versionar y probar... No sé si va a haber suficiente Navidad para todo!!!!!!!!!


Creo que uno de los primeros dulces clásicos navideños que hice en el blog fueron los polvorones, y es que hay que reconocer que son unos grandes clásicos de toda la vida. Y solucioné una de mis grandes dudas, la diferencia entre polvorones y mantecados (la principal diferencia es que el polvorón lleva harina y almendra... El mantecado nada mas que harina)


Y los astros se alinearon cuando la gran Delicious Martha sacó éste año también un ebook cargado de ideas para Navidad, recetas tanto dulces como saladas para hacer de estas fiestas un festín sin parangón, pero no por ello tener que pasar una semana en la cocina con las preparaciones o haciendo comidas copiosas y pesadas que nos hagan pasar una noche de aúpa. El libro os lo recomiendo sin dudarlo y lo podéis adquirir AQUI


Ya sabéis que yo soy mas que una fiel seguidora de ella, son muchas las recetas que he hecho que llevan su firma, y éstas Navidades no me voy a quedar atrás. No es el primer ebook que compro de ella ("delicious sweets" y "mi recetario con cacao" también están en mi haber) y ninguno defrauda. Lo único que si puedo decir que yo soy de la vieja escuela, no me apaño con el formato digital para cocinar, prefiero la versión de papel. Así que yo lo que hago es imprimirlo y encuadernarlo, y como lo que te llega es un documento PDF pues es muy fácil hacerlo.


En cuanto vi que la receta de los polvorones estaban entre las páginas... Podéis imaginar lo que pasó no? en picado a la cocina!!!!!!!!!!!!!!!

INGREDIENTES

150 gr de harina de avena integral
100 gr de almendra molida
50 gr de aceite de coco
100 gr de crema de almendra
la ralladura de un limón
1/2 cucharadita de canela de ceylan
80 gr de dátiles medjoul remojados
1 pizca de sal


PREPARACION

En el vaso de la batidora ponemos los dátiles, la crema de almendras y el aceite de coco e integramos bien. Añadimos la sal, la canela y la ralladura de limón y volvemos a integrar hasta tener una pasta homogénea.

En un bowl ponemos la harina y la almendra picada. Añadimos la pasta anterior e integramos con las manos hasta tener una masa manejable con textura de arena mojada.

Formamos bolitas de unos 35 gr y las aplanamos dándole forma con nuestras manos.

Ponemos en nuestra bandeja de horno una hoja de papel sulfurado. Colocamos los polvorones separados entre si y horneamos 12 minutos a 170 grados. Sacamos y dejamos enfriar a temperatura ambiente.


Yo he hecho unos cambios con respecto a la receta original y es que no contaba con crema de anacardos, así que la he sustituido por crema de almendras, que al ser un polvorón le cuadra. Y no le he puesto nada para decorar porque para mi los polvorones de toda la vida vienen tal cual, sin nada mas, y así nos ahorramos unas cuantas Kcal, ya de por sí altas en éste tipo de dulces.

Una vez fríos totalmente yo los he envuelto con papel crepe para darles esa presentación típica, y son mucho mas manejables porque son menos quebradizos. Yo los guardo en una lata durante todas las fiestas.

Recordar que a pesar de ser saludables no deja de ser un dulce, y sus Kcal son potentes, así que consumo con moderación. A mi con estas cantidades me han salido 13 uds de unos 35 gr cada uno y serían unas 195 Kcal por unidad.

Ahora si que si.... Damos el pistoletazo de salida a la Navidad!!!!!!!!!!!!!!!!


viernes, 6 de diciembre de 2019

Vasitos de cheesecake de limón y arándanos en Crock-Pot

Aquí está mi última receta Pre- Navidad!!!!!!!!!


Si, ya hace una semana que ha pasado mi cumple… Y éste puente será cuando pongamos la decoración navideña en mi hogar… Así que considero que ya es una fecha mas que decente para empezar a darle a la pandereta y al polvorón, sin que nos sature luego todo lo que se desarrolla en el tiempo y la cantidad de cosas que implican éstas fechas: Comidas, reuniones, fiestas, etc….


Y me he querido despedir con ésta maravilla porque no puedo con el cargo de conciencia que tengo. Hace una temporada la red se llenó de recetas y de buenas palabras sobre lo fácil y sano que era la cocina con una olla de cocción lenta. Por supuesto, como tremendamente consumista que soy, caí en sus redes, pero, ojo, que ésta vez por lo menos me digné a pedir opinión a algunas compis bloggers que ya contaban con éste artilugio entre sus aparejos.


Si he de ser sincera conmigo misma creo que desde un principio sabía que yo al final no le sacaría jugo, porque a mi esas cosas que llevan tanto tiempo, por mucho que tú no tengas que estar pendiente y te puedas dedicar a otras cosas… No me van… Pero oye, que allí que fui yo con todo porque era una cosa imprescindible en mi cocina y absolutamente necesaria, no sería una trasto mas que ocupara sitio en la encimera (así se lo vendía al contrario)


Y lo mío tiene mucho mas delito todavía porque una de las pocas veces que la he usado, no sabía que tenía que guardar un tiempo de enfriamiento la cacerola interior de cerámica, así que al hacer una receta, la saqué del chisme, la puse en el fregadero, saqué el molde que tenía en su interior, desmoldé el bizcocho y al llenar el molde con agua para ponerlo a remojo, le agua cayó también sobre la cacerola interior, y como el agua era fría… Plas!!!!!!!!!!!!! Rajó!!!!!!!!!!


No venden la pieza por si sola (bueno, si que la venden, pero te toca esperar un porrón porque la tienen que pedir a fábrica y te cuesta una poco menos que toda la máquina, así que decidí comprarla entera y  así por lo menos tenía otra tapa de recambio para por si acaso) así que al final tuve que comprar otra entera para utilizarla… Y sabéis donde está ahora la Crock-Pot en mi hogar? Pues en el canapé de mi cama… Si, como lo leéis, ahí está pillando polvo… Pero ojo, que por lo menos está en casa porque no puedo asumir la vergüenza de no darle uso… el día que su destino sea el trastero ya… Acabáramos!!!!!!! Porque ese día la damos por perdida…. 


Que conste que intención he puesto, que hasta me compré el libro “cocina dulce con slow cooker”, pero al final también me ha condicionado que el tamaño de mi olla es el pequeño, con lo que no puedo usar casi ninguno de los moldes que tengo, y si quisiera hacer mas cosas tendría que invertir en estas cosas, porque como repostera maniática que soy, no quiero que todo siempre tenga la misma forma.


Así que si… Confieso… Creo que éste ha sido mi mayor faild de compra para la cocina, y he de reconocer que me ha costado mucho no enfadarme conmigo misma. Lo bueno que ha salido de todo esto es que ahora me pienso mucho mas a la hora de comprar cualquier otra cosa para la cocina, tengo los antojos mucho mas controlados, ahora me permito mas licencias con los ingredientes, pero ya casi ninguna con utensilios.


Sigo viendo algunas recetas con ellas, y la verdad es que algunas de ella me apetece un montón hacerlas, como ha pasado en ésta de Delicious Martha, que asistió a un showcooking del aparatejo y nos dejó ésta maravilla de receta para animarnos a usarla, y en formato vaso que me encanta usarlo porque la porción es individual perfecta y no se mancha nada mas para tomarlo, hasta es fácil de transportar y usarlo como postre del “tupper”. La receta la podéis ver en formato vídeo en su Intagram


El resultado me ha gustado mucho porque hay que reconocer que queda muy cremoso, y es que la combinación de limón con arándano es un gran clásico que nunca defrauda. Y al final no es una receta de esas eternas que he visto de ésta olla… Preparar la masa es muy fácil y lo puedes hacer en un bowl, así que tampoco ensucias mucho mas. Es muy digestivo y nada pesado, así que también lo hace una gran opción para éstas fiestas.


A mi me han salido 6 vasitos, es decir, 6 raciones, y echando cuentas por encima saldría cada vasito a unas 150 Kcal… Así que creo que merece y mucho la pena.

Y vosotras… Contarme un poco… Vuestras cocinas ya han caído en la tentación de alguna receta Navideña? O estáis preparando los fogones para poneros ahora como voy a hacer yo? Habéis tenido algún faild con compras de aparatejos que eran totalmente imprescindibles y que pasaron a formar parte de un recogedero de polvo infinito según llegaron?

Un besote enorme